Vendran Smailovic, el chelista de Sarajevo

Vendran Smailovic, el chelista de SarajevoHace unos días me hablaban del libro El violonchelista de Sarajevo, escrito por Steven Galloway, que gira en torno a un hecho tan estremecedor como conmovedor. La historia está englobada por el cerco que sufrió Sarajevo durante la segunda mitad de 1992 y parte de 1993, cuando la guerra en Yugoslavia fue caldo de cultivo para barbaridades y muertes, como todas las guerras, por otro lado.

A finales de mayo de 1992, un grupo de personas que hacían cola para recoger un poco de pan fue alcanzado por un disparo de mortero. Veintidós personas perdieron la vida en aquel brutal hecho. Una matanza que marcó uno de los hitos dentro de aquella guerra. Al día siguiente, Vendran Smailovic, un chelista de la Orquesta Filarmónica de Sarajevo, se acercó hasta aquel lugar con su instrumento, se sentó y comenzó a tocar. Entre las ruinas, el polvo y las manchas de sangre interpretó el Adagio de Albinoni.

Al tercer día volvió al lugar e hizo lo mismo. Desafiando los ataques y a los francotiradores que convirtieron aquella ciudad en un infierno para cualquiera que pisara una calle, volvió a interpretar el Adagio de Albinoni en el mismo lugar. Repitió el triste ritual durante veintidós días, uno por cada una de las víctimas que perdieron su vida en la cola del pan.

Como decía, conmovedora historia que además recuerda a aquella que ya narramos sobre la orquesta del Titanic. Sin duda, el Adagio de Albinoni era una buena elección para tan triste recuerdo.

Fuentes principales: MyHero.com, wikipedia.
Vendran Smailovic, el chelista de Sarajevo Vendran Smailovic, el chelista de Sarajevo Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 18:30:00 Rating: 5

13 comentarios:

  1. Vendran Smailovic sí merece por lo que hizo un Nobel de la Paz si el premio fuera lo que debería ser... Pero como se ha convertido en un trofeo de tómbola política se lo llevan quienes se lo llevan...

    Desconocía la historia. Vaya desde aquí mi admiración y agradecimiento a un músico valiente cuyo gesto hace más por la paz que la orgía militarista en la que nos tiene envuelto el último laureado por la academia sueca...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Juano, tienes razón. No se si para un Nóbel, pero desde luego este hombre merece todo nuestro reconocimiento. Hizo su homenaje y denuncia de la mejor forma que sabía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Tan fan de la Historia que digo que soy y hasta ahora no conocía este blog. ¡Lo siento!

    Tampoco conocía a Smailovic. Su gesto por la paz es muy conmovedor. Es una desgracia que no haya más gente como él.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo17:44

    Una ves escuché lo siguiente: Dejen que la gente sea músico, cantante, poeta, en fin, que practique algún tipo de las bellas artes. Cada uno de ellos representa un soldado menos."

    Pues creo que el Señor Vendran Smailovic representa la encarnación de esa máxima.

    ResponderEliminar
  6. Mistic, bienvenido :)

    Cierto, Smailovic encaja en esa máxima. El problema es que, nos guste o no, son necesarios lo soldados. Quizás no tanto como los poetas, pero necesarios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo22:05

    Vitike, aunque para tí sea casi imposible, los soldados sí son innecesarios.

    Hay dos repúblicas vecinas que no tienen ejércitos. Una pista, están en AMÉRICA LATINA. Y según dicen, es una de las fronteras territoriales más pacífica del mundo.

    ¿Te animas a acertar cuáles son esas repúblicas?...

    Firma: Elier

    ResponderEliminar
  8. Anónimo05:15

    Gran detalle por parte de Smailovic, me ha gustado mucho esa curistoria. Me pongo a pensar en que necesitamos mas personas como el en el mundo, gente con sensibilidad, gente que sin necesidad de hacer levantamientos que provoquen mas destruccion, sean capaces de mostrar su desacuerdo contra la injusticia de los gobiernos. y al mismo tiempo mostrar solidaridad por las víctimas de las guerras.

    Saludos.
    Esther

    ResponderEliminar
  9. A este personaje le pegan un tiro el primer día y nadie se acuerda de él ahora. Con eso quiero decir que sí, muy bonito, pero demencial e innecesario. Tal vez sería más útil con un fusil defendiendo la ciudad.

    ResponderEliminar
  10. Magnífica historia de algo sobre lo que había oído hablar vagamente durante una estancia en Sarajevo, hace poco más de un año.
    Por lo demás, magnífico blog que añado a los enlaces de mi bitácora.
    Saludos desde Barcelona.

    ResponderEliminar
  11. Elier, hay unos cuantos países sin ejército, pero de un modo u otro se deben proteger. Lamentablemente, y esto es opinión, hay gente que obliga a defenderse y por lo tanto a tener ejército o algún método alternativo de defensa, que finalmente, creo, siempre es un ejército.

    Esther, seguro que hay gente asi, y mucha.

    Jorge, sin ese riesgo, no habría sido un homenaje como el que fue. Así son las cosas. Era su forma de protesta, con riesgos.

    Albert, gracias por tu comentario.

    Gracias a todos :)

    ResponderEliminar
  12. Esta historia me conmovio tanto al leerla, mi profunda admiración y respeto al Sr Vedran Smailovic

    ResponderEliminar
  13. Gracias Laurex por el comentario.

    Saludos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.