Los sitios del ejército romano

SPQRYa les he contado alguna vez que una ciudad sitiada solía tener ocasión de salvar algunas de las posesiones de sus habitantes y la vida de estos si se rendía antes de comenzar el combate. Una vez comenzado este y la ciudad era tomada por la fuerza, el saqueo y la barbarie eran legítimas.

El problema está en dónde situar el momento límite, es decir, a partir de cuándo la rendición ya no es válida. Es obvio que esto es necesario para que los asediados, si se ven acorralados y dan la batalla por perdida, no se rindan finalmente y así logren salvar sus vidas y bienes. Esto dependería en muchos casos de la opinión del organizador del sitio, pero los romanos, tipos organizados, tenían una regla al respecto.

Para los romanos, una ciudad sitiada estaba en disposición de rendirse hasta que el primer golpe de ariete era dado sobre la muralla. Hasta entonces, se podrían salvar los muebles (¿literalmente?) pero a partir de ese momento la suerte estaba echada.
Los sitios del ejército romano Los sitios del ejército romano Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:20:00 Rating: 5

9 comentarios:

  1. Alea jacta est. Esta gente nunca dejaba nada a la improvisación.

    ResponderEliminar
  2. Y de ahí, parte al menos, de su éxito.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo00:56

    Muy interesante.

    ResponderEliminar
  4. Lo que hizo grande a los romanos fue su capacidad para organizar con la fuerza de la ley hasta los más mínimos detalles de la vida. De hecho, una gran parte de su derecho se sigue aplicando sin apenas cambios. Por otra parte, regular un asedio militar demuestra a las claras el pragmatismo de los romanos. Si se rinden, nos beneficiamos. Si no se rinden, también.

    http://actfernandoiiielsanto.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Buena reflexión Fernando.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Según recuerdo de las clases de Historia en el instituto, los romanos tenían un curioso método de conquista. También supongo que cambiaría por territorios.

    Enviaban a un emisario con un tratado de alianza por el que se apropiarían de un tercio de las tierras y los defenderían del enemigo.

    Si el emisario volvía con una negativa, enviaban otro mensaje con un tratado de neutralidad, por el que se apropiarían de un porcentaje mayor de tierras y no los defenderían de nadie.

    Si volvía con una nueva negativa se les consideraba el enemigo y se apropiaban por la fuerza de todas las tierras y todos los habitantes.

    Por eso la conquista de la península fue tan rápida, por aquello de que es mejor un mal acuerdo que un buen pleito.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por el comentario, no tenía ni idea de eso que comentas.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  8. Anónimo18:50

    Con salvar los muebles pienso que se refiere a los bienes muebles, aquellos que según la definición jurídica romana (aún vigente hoy) son los que se pueden mover o trasladar, es decir, las posesiones materiales y ganado.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.