Aparta, que me tapas el Sol

Hoy les narraré la primera de dos curiosidades que tengo en cartera sobre Diógenes de Sinope, conocido también como “el Cínico”, aunque sin la connotación peyorativa que tiene hoy esta palabra. Diógenes fue un filósofo griego que nació en el 412 a.C. y que conocemos a través de otros autores posteriores, por lo que estas cuestiones que les contaré es posible que nunca llegaran a ocurrir realmente.

Llegó un momento en que Diógenes, después de ser discípulo de un discípulo del gran Sócrates, convirtió su vida en una exposición total de sus ideas. Es decir, no poseía nada en la vida, no quería ni buscaba nada material y vivía en extrema pobreza en Atenas. Además, según he podido leer, y entre ustedes y yo, no estaba muy bien de la cabeza. Era un poco raro incluso para un filósofo griego.

Dice la leyenda que vivía en una tinaja, sin pertenencias y en no pocas ocasiones lucía su desnudez sin apuro alguno. Hubo un tiempo en que tenía un cuenco, pero vio a un niño beber agua con la mano y se deshizo de él. ¿Comprenden ustedes por qué hablo de leyenda? Si era un poco listo, no hacía falta ver a un niño beber agua con la mano para saber que eso se puede hacer.

Pero bueno, lo que quería contarles tiene que ver con una visita que le hizo Alejandro Magno. Este ya era magno y quería conocer al filósofo. Estando el pensador al sol expuesto, no sabemos si desnudo o no, llegó allí el macedonio y le dijo que él era el gran Alejandro y que estaría encantado de hacer por el filósofo cualquier cosa que estuviera en su mano. Diógenes le contestó: “Pues aparta, que me tapas el sol”. Según sigue la leyenda, algunos se rieron de él por desaprovechar así la ocasión y Alejandró les reprochó su actitud diciendo: “De no ser Alejandro, habría deseado ser Diógenes”.
Aparta, que me tapas el Sol Aparta, que me tapas el Sol Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:24:00 Rating: 5

13 comentarios:

  1. a mi personalmente me encanta la anecdota de que entraba al teatro mientras todos los demas salian y por eso se chocaba a todos.. y cuando le preguntaron por que hacia esto el respondio "Es lo mismo que trato de hacer a lo largo de toda mi vida"

    Iñaki

    ResponderEliminar
  2. Yo tenia entendido que fue Epicúreo quien pidio a Alejandro que se aparte. Corregiré!.

    ResponderEliminar
  3. ¿De donde viene lo del síndrome de Diógenes?

    http://actfernandoiiielsanto.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Se cuenta, dentro de la misma historia/leyenda del encuentro con Alejandro que Vd. refiere, que estuvieron hablando un rato ambos, apartados de los demás. Lo que nadie ha sabido trasladarnos es lo que hablaron, que seguramente habría sido muy jugoso.

    ResponderEliminar
  5. Me recuerda a cuando los romanos entraron en Siracusa, y de pie junto Arquimedes, éste les reprochó que no pisaran sus círculos, pues estaba dibujando en la arena.

    PD: fantástico blog.

    ResponderEliminar
  6. Genial, Iñaki, este tipo. Como aquella vez que buscaba hombres increpando a todo el mundo.

    Daniel, gracias por el comentario.

    Fernando III, en otra ocasión contaré lo del síndrome. De momento, hoy repito protagonista en la curistoria.

    Trecce, seguro que sí, que algo interesante se contaron.

    Esteban, gracias por ese dato, no lo conocía.

    Saludso.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, creo que fueron sus últimas palabras, pues ni siquiera lo tomaron preso y lo mataron ahí mismo.

    ResponderEliminar
  8. Perdona mi ignorancia, pero ¿hay alguna relación entre Diogenes, y el sindondrome de acumular cosas que lleva su numbre?

    ResponderEliminar
  9. Gracias Esteban.

    Jorge, tendré que hacer una entrada sobre el tema :)

    ResponderEliminar
  10. Pretty Green16:46

    Siempre me ha encantado Diógenes, lo punky y coherente que era, me encanta la gente así

    ResponderEliminar
  11. Buena definición la de punky, creo :)

    ResponderEliminar
  12. Se cuenta que un día estando en el Ágora, le vieron que se estaba masturbando sin el más mínimo pudor. La gente, indignada, empezó a increparle, a lo que el respondió: "Si también pudiera quitarme el hambre frotándome la tripa..."

    ResponderEliminar
  13. Gracias por el comentario Velonegro. Es una buena contestación, sin duda.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.