Las legiones romanas

Hace unos días escribí una entrada sobre la organización del ejército romano que era demasiado sencillo, simple y además tenía algún que otro error, por la mala selección de fuentes (enciclopedias generalistas). Por los errores les pido mil disculpas y como acto de enmienda aquí está otra entrada sobre el mismo tema, más completa y con la información tomada de libros especializados.

La legión normal se componía de entre 4.200 hombres y 5.000, a pie, infantería. Estos hombres eran ciudadanos romanos y su unión al ejército era voluntaria, pero les comprometía por unos 20 años. También había tropas auxiliares formadas con hombres que no eran considerados ciudadanos romanos.

Cada legión se dividía a su vez en unas diez cohortes, de las cuales, la primera cohorte era diferente, tenía más hombres y tenía mayor importancia que el resto. Los centuriones de esta primera cohorte tenían especial relevancia y rango dentro de la legión. Las otras nueva cohortes tenían 6 centurias cada una, teniendo en total cada cohorte unos 480 hombres. Cada centuria tenía su propio estandarte identificativo.

La legión se dividía, en función de lo visto en el párrafo anterior, en unas 60 centurias, que se agrupaban de dos en dos para formar manípulos. Por cada manípulo había dos centuriones, de los cuales uno tenía el mando del manípulo, además del su propia centuria. El centurión de más alto rango de toda la legión era el Primus Pilus.

Cada centurión elegía un segundo en la cadena de mando, que se denominaba optio, un portaestandarte (signifer), un corneta (cornicen) y un tesserarius, cuya labor, entre otras cosas, era custodiar la contraseña que recibía cada noche escrita en una tablilla llamada tessera, de ahí su nombre.

Una legión contaba con un grupo de jinetes (équites legionis) que venían de las familias más ricas y eran los mejor pagados. Esto se debía, en parte, porque tenían que mantener sus cabalgaduras. Según parece los romanos no eran muy buenos jinetes, por lo que estas tropas tenían un buen número de efectivos provenientes de otros territorios con más tradición en la doma y montura de caballos.
Las legiones romanas Las legiones romanas Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 19:15:00 Rating: 5

9 comentarios:

  1. Unos apuntes más...

    En época del emperador Diocleciano (finales del s. III d.c), se llevó a cabo una reforma militar, que pretendía reducir los levantamientos de generales con demasiado poder. y para ello se redució el nº de integrantes de las legiones hasta los 1000-1300 legionarios, más unos 500 auxilia.Asimismo se aumentó el nº de legiones a 175, y se separó el poder político del militar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. hola

    muy bueno y bien documentado

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Buena información, como siempre, e interesante, y es cierto lo que dices sobre los romanos: No eran, al parecer, buenos jinetes.

    ResponderEliminar
  4. Buenas, no suelo comentar aquí aunque me leo los artículos que publicas.

    El caso es que la historia romana me gusta desde que leí la serie de novelas históricas de Colleen McCullough que comienza con "El Primer Hombre de Roma", y por eso me veo obligado a decir que la legión que describes es la legión después de la reforma de Cayo Mario (157 a.c. - 86 a.c.), el cual creó el ejército profesional en el que los romanos sin tierras podían alistarse, cobrar su salario y, al jubilarse, ocupar una extensión de tierra donada por el Estado Romano (normalmente un territorio enemigo o fronterizo).

    Antes de la reforma los únicos romanos que podían alistarse a las legiones eran terratenientes que aportaban su equipo de batalla, y las legiones contaban con tres tipos de legionarios (hastatus, princeps, triarius) los tres en lineas consecutivas de batalla y con con diferentes armas y armaduras.

    Además, antes de la reforma las legiones contaban con un cuerpo de infantería ligera formado por velites (infantería ligera) que se dedicaba a hostigar al enemigo con jabalinas u lanzas arrojadizas y que desaparecía al entrar en cuerpo a cuerpo entre las filas de los legionarios.

    Lo que sí podría ser una curistoria es el porqué los romanos tenían una clase social de "caballeros" que contaban con un caballo propiedad del estado y que debía mantener Roma.

    PD: Supongo que los romanos (y el resto de coetáneos) eran malos jinetes porque el estribo aún no se había inventado y era complicado mantener el equilibrio y manipular armas con un mínimo de fuerza con los pies colgando de los flancos de un caballo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Esta entrada me ha recordado un libro que leí hace un tiempo ambientado en el ejército romano: ya ni me acordaba de que conocía la palabra optio. He de decir que, efectivamente, es mucho más interesante que la anterior, cuyo contenido conocía mejor de antemano.

    Gracias por esta maravilla de blog.

    ResponderEliminar
  6. Aunque no son parte del tema central del artículo, hay 2 puntos muy relacionados con el mismo que deberias haber comentado, creo yo, con más profundidad:

    El primero es el que te ha apuntado Kal Zakath: A qué época de la legión romana te refieres. Porque antes de Cayo Mario eran muy diferentes, y también junto con la decadencia del imperio fueron cambiando, apareciendo los Limitanei, cambiando su disciplina y forma de guerrear...

    El segundo es la "voluntariedad" del servicio militar. Es cierto que no era obligatorio, pero creo que sería interesante comentar que era un requisito fundamental para tener cierto status y ocupar puestos en la administración romana... creo que ahí hay mucho para matizar (aunque quizá sobre en este artículo).

    PD: Perdón por la parrafada. Me gustó el post y me encanta tu blog, no lo tomes como una mala crítica.

    PD2: Me encantaría ver más dosis de curistoria sobre Julio César, gran personaje que seguro puede dar mucho juego.

    ResponderEliminar
  7. Hola... Bueno, realmente admiro mucho tu ánimo y constancia en desarrollar cuestiones importantísimas de la vieja Roma... Significativamente, sabemos que las Legiones Romanas eran la columna vertebral del imperio, pues de éstas dependía su apogeo y expansión por los vastos territorios inimaginables.
    Me gustó mucho el comentario de Kal Zakath, pues explica realmente puntos complicados de captar sobre la historia de Roma. Algo que quisiera agregar a ese comentario, y por supuesto, a esta maravilla de investigación, es que la infanteria estaba armada por lo general de tres objetos mortíferos muy imprescindibles. La lanza, la cual se ocupaba para combatir directamente en formación contra el enemigo, mas no para lanzarse. La jabalina, que se utilizaba como un objeto arrojadizo, pues su estructura era hecha de una madera pesada y de un gran "espinazo metálico", que provocaba quebrarse tras lanzarse al enemigo; esto precisamente con el afán de que no se pudiese utilizar por el opositor en una segunda vez. Y finalmente "la gladius", una hoja metálica de corto alcance, que por lo general se usaba para "estacar" y no para cortar al bárbaro, como lo haría una Katana Samurai.

    Muy buen documento amigo de curistorio, esperamos que nos sigas sorprendiendo con más artículos como estos.

    HASTA EL PRÓXIMO COMENTARIO.

    ResponderEliminar
  8. El tema de las legiones y su composición es siempre complicado porque variaron a lo largo del tiempo, así que hacer un Post general sobre la composición de la legión no es posible... Es mejor limitarse a una época en concreto y así hacerse una idea de su funcionamiento y formación.

    Evidentemente todos los que nos gusta la historia hemos intentado en alguna ocasión hacer nuestro articulo sobre las legiones, pero siempre queda corto y poco específico... Así que no hace falta que te excuses jajaja

    Aquí te dejo el que yo realizé hace un porrón de tiempo por si quieres añadir o complementar algo.

    http://aldea-irreductible.blogspot.com/2008/06/las-legiones-romanas-el-ejrcito-que.html

    ResponderEliminar
  9. Gracias Doctor por esos apuntes.

    Jose, gracias.

    Duncan, en algo tenían que fallar :)

    Kal Zakath, muchas gracias por todos esos datos. Espero que no sea el último comentario.

    Los fantasmas... gracias a ti.

    jgodsslayer, gracias por el comentario, tomo nota.

    Gracias Juan Felipe, intentaré seguir con el tema.

    Irreductible, tienes razón. De todas formas, el motivo de este tipo de entradas, como decía hace unos días, es crear un poco de base para las lecturas. Es decir, que cuando se hable de una legión sepamos su tamaño y cómo se organiza, o lo mismo cuando leemos que una brigada hizo tal cosa.

    Por cierto, Irreductible, genial blog, como ya he comentado algunas veces y muy buenos los podcasts. He escuchado algunos durante las vacaciones y ya tengo todos en el disco duro. Ánimo y gracias por ese gran trabajo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.