El consumo de los B-17

¿Conocen ustedes el bombardero B-17? La famosa “fortaleza volante” de la Segunda Guerra Mundial es conocido como bombardero, pero realmente lo que más llevaba no eran bombas. Se fabricaron más de 12.000 de estos aparatos para el bando aliado y el número de misiones en las que intervinieron es brutal, arrojando casi 650.000 toneladas de bombas sobre Europa.

Tomando como punto de partida este número de toneladas de bombas lanzadas por los B-17, nos podemos hacer una mejor idea de los números que les voy a dar a continuación. Un B-17, en una misión típica durante aquella guerra, cargaba con 4 toneladas de bombas, lo que es un número nada desdeñable. Para mover el avión y estas bombas, el combustible que se cargaba para una misión eran 11 toneladas, casi el triple que de bombas. Por lo tanto, si lanzó más de 650.000 toneladas de bombas, es temible la cantidad de combustible que se bebieron aquellos bichos.
El consumo de los B-17 El consumo de los B-17 Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 21:45:00 Rating: 5

10 comentarios:

  1. La cuenta quedaría así:
    Cada mision arrojaba 4 toneladas
    Se arrojaron 650.000 toneladas
    Por lo tanto, 650.000/4=162500 misiones
    x11t. (de combustible)=1.787.500 de toneladas de combustible

    ResponderEliminar
  2. Anónimo23:55

    Nenes, que esos números no son tan fáciles como se ven. A menos que esos nenes partieran siempre de la misma base aérea (imposible), y llevaran el mismo plan de vuelo (imposible otra vez), y pobre de aquella ciudad que le tcoc tamaña mala suerte (imposible at infinitum).

    ResponderEliminar
  3. Juan Luis00:37

    Os imaginais que en lugar de 650.000 toneladas de bombas, hubiesen lanzado alimentos, la cantidad de sufrimiento que se hubiese evitado.

    ResponderEliminar
  4. Juan Luis, desde luego eso no habría evitado sufrimiento a millones de civiles que estaban siendo asesinadas por los nazis, ni a las muchas mas que sin duda alguna lo habrían sido con el tiempo de no haber sido derrotados.

    Yo no soy belicista en absoluto, mas bien al contrario, y soy el primero en considerar un crimen contra la humanidad los bombardeos de hiroshima, nagasaki o dresden, pero creo que tu comentario es demagogo y no ayuda nada a defender el discurso pacifista.

    ResponderEliminar
  5. Una pasada, curioso. P.D: Hace un mes escribí una historia en el blog en la que los personajes volaban en B-17 a Chafarinas, éxito rotundo, jajaja

    ResponderEliminar
  6. ¿Cuanto consume ahora mismo un Hammer o los tanques Abrahams que tienen de motor una turbina?
    La logística tiene que ser una pesadilla.
    Del tema ecológico no quiero acordarme

    ResponderEliminar
  7. Gracias por el cálculo MarcosKtulu.

    Efectivamente, anónimo amigo, tienes razón, varían los números mucho en función de la misión, distancia, objetivo... pero es una buena información aproximada.

    Juan Luis, Lucodvico... entonces no habría sido una guerra y lamentablemente a veces nos vemos abocados a las mismas.

    Duncan, he visto tu historia. Si es que cuando un bicho está bien fabricado...

    Xandrinho, la logística ha sido un punto clave y vital en todas las guerras y combates, sin duda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Mi nombre es sombra16:25

    Pues no fueron B-17, pero sin embargo sí hubo al menos un caso en el que los aliados "bombardearon" ciudades con comida: la operación Maná.

    Durante el invierno de 1944-45, estando Europa todavía en guerra, hubo una gran hambruna en Holanda provocada en parte por el invierno, en parte por los nazis al destruir puentes y diques para retrasar el avance aliado (con lo que se impedía la distribución de comida), en parte porque los nazis embargaron la comida. En abril de 1945 la situación ya era desesperada apra la población civil, así que se firmó una especie de tregua entre los nazis y los aliados por la que éstos enviarían bombarderos para arrojar comida a la población civil mientras que los nazis se comprometían a no atacar los bombarderos que volasen por determinada altitud (que se suponía eran lo que llevaban la ayuda).

    El encargo de distribuir la comida recayó en la RAFR, posiblemente porque Holanda era el teatro de operaciones de sus fuerzas terrestres, que montó la llamada operación Maná (comida caida del cielo ;-) ) a través de la cual usaron bombarderos Lancaster para aliviar la situación de la población civil.

    Al que le interesa, mucha más información en inglés aquí:

    http://operationmanna.secondworldwar.nl/

    ResponderEliminar
  9. Juan Luis00:45

    Ludovico.- hay una parte de la sociedad que considera que las guerras son necesarias, yo creo que lo que muchas veces son inevitables. No tengo grandes conocimientos tácticos ni de la historia militar, pero creo que en un principio las tribus atacaban unas a otras para apoderarse de sus recursos, y en cada tribu se buscó a los indivíduos más jovenes y fuertes para encargarles la tarea de la defensa de esta, esto sería un, llamemoslo así, protoejército. Eran estos indivíduos los que sufrían más la guerra en sus carnes en caso de conflicto armado, lo que ocurre actualmente con los nuevos ingenios bélicos que es cada vez más la población civil la que es masacrada, esos era lo que intentaba decir en mi comentario inicial.

    ResponderEliminar
  10. JUAN FELIPE05:45

    Este dato es muy importante, puesto que muchos artefactos en la II Guerra Mundial carecían realmente de una tecnología muy bien elaborada, muchos de ellos eran rudimentarios; puesto que tales tiempos de cólera fueron los permitieron así. Un ejemplo más son las bombas lanzadas en Hiroshima y Nagasaki, las cuales no tenían un impacto al que con mas preparación podían haber desatado.

    Hasta el próximo comentario.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.