Las tejas de oro de El Escorial

El EscorialEstando las obras del impresionante monasterio de El Escorial en marcha, Felipe II se acercaba hasta allí de vez en cuando, lo que en aquel tiempo era ciertamente un viajecito, para revisar y “dirigir” la marcha de aquello. Disfrutó de aquel edificio desde antes de su existencia.

En uno de estos viajes le acompañó el embajador francés, no sé si por voluntad propia, preso de su cargo u obligado por el propio rey español. El caso es que estando allí arriba, en la sierra madrileña, el embajador comentó ante la gran cantidad de tejas que se acumulaban al pie de la obra para ser colocadas: “Mucho me temo, señor, que para coronar vuestra obra sobren tejas y falte oro”. Sin duda un comentario con cierta mala baba, dada la pésima situación de las arcas del Imperio Español. Pero hacer este tipo de apuntes delante de un tipo como Felipe II, barnizado de poder hasta la coronilla, suele tener sus consecuencias.

Felipe II no replicó en el momento al francés, pero ordenó que se colocasen algunas tejas de oro en la parte oriental del monasterio de tal forma que brillaran notablemente con el sol. Hecho esto, se volvió a llevar al embajador francés de visita, supongo que esta vez más obligado aún que la anterior, y le enseñó aquel pequeño detalle, apostillando: “Como podéis comprobar, señor embajador, sucedió al revés de lo que vos augurabais. Han faltado tejas y ha sobrado oro”.

Ambos sabían que aquello no era del todo cierto, pero el rey tenía que quedar siempre por encima de todos y todo, de un modo u otro.

Más información: San Quintín de Juan Carlos Losada
Las tejas de oro de El Escorial Las tejas de oro de El Escorial Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 21:00:00 Rating: 5

10 comentarios:

  1. Eso les ha pasado a muchos de nuestros reyes. Así hemos acabado como hemos acabado.

    ResponderEliminar
  2. Interesantísimo este blog, que descubierto gracias a Curiosidad Científica, volveré bastantes más veces, seguro.

    ResponderEliminar
  3. Buenísima la anécdota. Estuve visitando el monasterio la pasada semana santa y me impresionó mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Con un par Felipe, al gabacho no hay que pasarle ni una, si hay que poner tejas de oro, se ponen y punto..

    Esta entrada me ha recordado la fabulosa cancion de "Los Nikis" creo que era "Venganza" que grandes.

    Gracias Manuel.

    ResponderEliminar
  5. Cierto Moisés, y seguimos en ello. Ya no con reyes, pero sí con los políticos.

    Aureus, bienvenido y espero que vuelvas :)

    Cati, impresionante lugar, sin duda. Yo vivo cerca y es un placer, el monasterio y el entorno.

    Gracias Jesús. ¿Podría ser "El imperio contraataca"? La canción de los nikis. Esa que comienza.. 1582, el sol no se ponía en nuestro imperio. Impresionante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. lamastelle-cinico09:41

    Y digo yo...¿cual fue el destino de esas tejas de oro?

    ResponderEliminar
  7. Pues la verdad es que no tengo idea. Espero que las quitaran y las dedicaran a mejor fin.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo23:00

    Las tejas de oro del Escorial las robó el ejército francés cuando se retiraba de España durante la guerra de Independencia, junto con otras obras de gran valor, e incluso las propias Joyas de la Corona española hoy día perdidas, supongo en la colección personal de cualquier magnate.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo23:01

    Las tejas de oro del Escorial las robó el ejército francés cuando se retiraba de España durante la guerra de Independencia, junto con otras obras de gran valor, e incluso las propias Joyas de la Corona española hoy día perdidas, supongo en la colección personal de cualquier magnate.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por el dato. Esos franceses arrasaron con España, desde luego.

    Saludos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.