Los largos dedos de Paganini

Los largos dedos de PaganiniNiccoló Paganini está en el altar que la historia ha puesto para que se encaramen a él los más grandes personajes del mundo de la música. Violinista, violista, guitarrista y, por supuesto, compositor, nació en 1782 en Italia y falleció en 1840. Alcanzó enorme fama en su tiempo y sirvió de inspiración y acicate para muchos colegas de su época. Por lo que parece, posiblemente haya sido uno de los mejores violinistas de todos los tiempos, con un genial oído y un dominio de las técnicas asombroso.

Como en otros muchos casos, no se sabe bien si fueron las condiciones innatas las que le llevaron a la cumbre o si la búsqueda de la cumbre cambió las condiciones que la naturaleza le había brindado. Yo me inclino por una combinación de ambas, pero ya no tengo claro el orden de las cosas. Me explico.

Paganini tenía unos dedos extremadamente largos, se dice que sus manos medían cuarenta y cinco centímetros. Evidentemente, esto ayuda a la hora de tocar el violín y de llevar dicha habilidad a niveles de complejidad altísimos. Lo que ya no está claro es si estos larguísimos dedos se debían al Síndrome de Marfan, que se caracteriza precisamente por una longitud inusual de los miembros del cuerpo. O si lo que padecía nuestro músico era aracnodactilia, una enfermedad genética que provoca que los dedos sean muy largos y algo curvos.

Esto sería si creemos en que las condiciones naturales, junto con muchas horas de trabajo, convergieron en Paganini para guiarlo al éxito. Si, en cambio, nos inclinamos porque las cosas ocurrieron en el sentido contrario, es decir, que las muchas horas de trabajo causaron cambios en la morfología de Paganini, que ayudaron a su dura entrega para mejorar y mejorar, tenemos otra explicación. Precisamente la creencia más extendida es esta última, en la que las largas horas de práctica al violín desde muy joven (tocaba la mandolina con 5 años, el violín con 7 y con 13 ya hacía giras) fueron alargando sus dedos. Sinceramente, no sabría decirles.

Nos queda una última opción, de la que también se habló en su tiempo, y que realmente es la más atractiva y menos realista: un pacto con el diablo. Sí amigos, como la vieja leyenda que se cuenta sobre Robert Johnson, el bluesman. Según esto, Niccoló Paganini habría vendido su alma al diablo a cambio de una técnica y un virtuosismo al violín nunca visto. ¿Con cuál se quedan ustedes?
Los largos dedos de Paganini Los largos dedos de Paganini Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:42:00 Rating: 5

19 comentarios:

  1. "@Ergo" poseyendo la identidad de Jesus dice:
    He repasado mis archivos y no me consta ningun acuerdo de compraventa con ningun Paganini.
    Debe ser alguna de las otras dos opciones.

    ResponderEliminar
  2. Genética y arte unidos!

    ResponderEliminar
  3. Hola, buenas.
    En estos tiempos que corren y en esos tiempos más difíciles que se avecianan, es importante mantener la ideas clararas y no aferarnos lo más mínimo a supercherías.
    La función NO crea al órgano; es decir la ciencia no admite que a base de tocar el violín te vayan a crecer las manos. Lo que si va a ocurrir es una mejor coordinación con el cerebro, unos músculos entrenados y eficientes y unos huesos sanos. NADA MAS (y nada menos).
    Tampoco te quedas ciego si te masturbas, hasta lo he comprobado ;-))

    Un saludo y gracias por tu tiempo y buena página.

    ResponderEliminar
  4. No sé si valdrá también para los violines, pero Chalie Patton (ningún parentesco con el general), el padre del Blues, explicó a un amigo que otro músico le había explicado que para aprender a tocar la guitarra había que acudir una noche de luna llena con una botella de whisky a un cruce de caminos: un negro enorme con ojos encendidos saldría de las sombras y le enseñaría una música digna del infierno.

    ResponderEliminar
  5. yo tengo entendido que paganini se cortaba entre los dedos y que se colocaba pesos para deformar sus manos poder tocar mejor

    ResponderEliminar
  6. Jesús, gracias por tu comentario. ¿Podrías ver si ando yo en tu listado de almas?

    Jelens, gracias, como siempre.

    Ovetus, me dejas anonadado. Si no se debe a la práctica... quizás sea el tema del diablo. Tiemblo solo pensar en ello. Sobre lo de quedarse ciego... mejor no digo nada :)

    Jose Antonio, esa es la leyenda a la que hacía yo referencia con Robert Johnson. Hay una película titulada Crossroads, con una muy notable banda sonora a cargo de Ry Cooder que se basa en ello. Al final de la película hay un "duelo" de guitarras entre Steve Vai y otro (no el actor, que es el chico de Karate Kid) que está entretenido.

    Masabakes, pues todo podría ser.

    Yo me inclino a una mezcla de condiciones innatas y muchas horas de trabajo, que si no alargaron los dedos, mejoraron su movilidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Es sorprendente ver que habemos tantos a los que nos interesan cosas similares. Un abrazo y, si alguna vez tienes tiempo, te agradecería vieras mi http://www.mario-uncacho.blogspot.com/
    Don Isaac

    ResponderEliminar
  8. Don Isaac, somos muchos, pero seremos muchos más y nunca seremos suficientes.

    Muy interesante ese "Cacho de Cultura". Ánimo con él y que no decaiga.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Tiene razón ovetus. No lo habría podido explicar mejor.
    Muy buen blog, me apunto a partir de ahora.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por ese comentario Chazman :)

    ResponderEliminar
  11. Anónimo08:30

    Dos cosas:
    1. No estoy del todo de acuerdo con Ovetus. Es correcto que la función no crea el órgano. Pero sí es verdad que la realización continua de una acción determinada puede provocar la hipertrofia de un órgano determinado. Hablando en plata: si te entrenas, tus músculos se hacen más "gordos" (con la limitación propia de la genética, es decir, no crecen "ad infinitum"). Obviamente el entrenamiento de Paganini le pudo provocar unos dedos más agiles, fuertes e incluso un pelín más largos (por el estiramiento de tendones y cartílagos), aunque no de una manera que llamara la atención visualmente.
    2. Hay otro caso de músico clásico con manos tremendas que le suponían una ventaja a la hora de tocar: Liszt. Si no recuerdo mal, sus manos le permitían abarcar hasta 8 notas del piano, cuando lo normal es 7 (esto lo digo de memoria, puede que no sean esos los números).

    Saludos

    Sempere

    ResponderEliminar
  12. Esto merece un estudio científico. ¿Alguien presta sus manos para el experimento?

    ResponderEliminar
  13. Anónimo23:21

    quizás no venga al caso, quizás si,, pero si lo trasladamos a la música comercial y contemporánea citando un caso especifico, michael jackson. en las primeras apariciones haciendo el "moonwalk" mucha gente no creia lo que veia, les parecia estar viendo efectos opticos, o si nos movemos al mundo del fútbol, quién para muchos es el jugador mas técnico de toda la historia del fútbol, ronaldinho. una vez lo vi jugar en el camp nou hace años ya, y a pesar de estar presente en el estadio verlo jugar y hacer lo que sabe hacer,, era por momentos irreal,,la magia que desprendia con cada gesto técnico es algo único. yo me inclino a pensar que son dones naturales que se perfeccionan con trabajo y dedicación.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por la reflexión, no es desdeñable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo08:39

    Soy Vero, hola a todos. Seguramente están enterados, pero por si las dudas les comparto la buena noticia de que la película PAGANINI se estrena en octubre de este 2013 y el protagonista es el violinista alemán del momento David Garrett. La película se llama ""Paganini, the Devil’s Violinist""... así que refuerza esta opción. De hecho se dice que Paganini acordó con su representante correr el rumor de esta opción para crear más alboroto y fuerza, lo que dio el resultado perfecto, pues más de 100 años después seguimos con esa duda.... Les mando abrazo y buenas noches.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo08:43

    Soy Vero, hola a todos. Seguramente están enterados, pero por si las dudas les comparto la buena noticia de que la película PAGANINI se estrena en octubre de este 2013 y el protagonista es el violinista alemán del momento David Garrett. La película se llama ""Paganini, the Devil’s Violinist""... así que refuerza esta opción. De hecho se dice que Paganini acordó con su representante correr el rumor de esta opción para crear más alboroto y fuerza, lo que dio el resultado perfecto, pues más de 100 años después seguimos con esa duda.... Les mando abrazo y buenas noches.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Vero por la información.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.