Bombardeos incendiarios en la Segunda Guerra Mundial

Bombardeos incendiarios en la Segunda Guerra MundialEn 1943, los aliados habían decidido golpear con fuerza el corazón mismo de la Alemania nazi con sus bombarderos. Ya hablamos en su momento de “las ventanas” en relación con la Operación Gomorra, que fue llevada a cabo a finales de aquel año contra Hamburgo. En un solo bombardeo y en poco menos de 45 minutos, la RAF y la USAAF lanzaron tal cantidad de bombas incendiarias sobre la ciudad, que finalmente murieron 42.000 personas.

Se declararon terribles incendios por todos lados y se consumieron más de ocho millas cuadradas (unos 12,8 kilómetros cuadrados) de ciudad. El número de muertos alemanes es esa acción es notablemente mayor que el número total de bajas británicas en toda la “Batalla de Inglaterra”. Estas acciones, dirigidas por Sir Arthur Harris, parecieron excesivas en algunos casos a los propios británicos. El obispo de Chichester, George Bell, llegó a comentar: "¿Acaso somos animales? ¿No estamos yendo demasiado lejos?".

También es importante recalcar que el coste de estas incursiones aéreas era muy alto. El porcentaje de bajas por incursión era del 5% y en algunos casos incluso mayor. Es decir, un soldado metido en aquellos aviones, según la estadística, estaría muerto con toda seguridad después de 20 acciones. Impresionante.

En cualquier caso, estos combates en Europa no tienen comparación con los llevados a cabo en el Pacífico, también durante la Segunda Guerra Mundial. En marzo de 1945 se llevó a cabo un ataque incendiario sobre Tokio por parte de EEUU, en el que el viento avivó las llamas producidas por las bombas y se provocó una gran tragedia. El napalm de magnesio y gelatina de petróleo acabaron por incendiar y arrasar 16 millas cuadradas, el doble de lo quemado en Hamburgo aquel julio del 43. El número de víctimas alcanzó los 100.000 muertos. Sencillamente brutal.
Bombardeos incendiarios en la Segunda Guerra Mundial Bombardeos incendiarios en la Segunda Guerra Mundial Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:31:00 Rating: 5

15 comentarios:

  1. Cahcis... un 5% de bajas pior vuelo...Eso se lo contamos a los habitantes de Dresde o de Hamburgo ;-). Y es que hay cierta diferencia entre las posibilidades de muerte de un soldado y las de un civil.

    Por cierto, hablo de memoria, pero ¿no habia cierta politica de enviar a los pilotros de usa a casa tras unas 25 misiones? Oportunidad d eser retirados del frente que no tenian los civiles del bando enemigo, por cierto...

    PostdatA: Lei en algun libro que en toda la 2GM solo el 25 % de los civiles de Alemania sufrieron un bombardeo...

    ResponderEliminar
  2. Albareto09:12

    Exportando democracia. Sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con el obispo. Pero bueno, ahora la democracia tambien se exporta con los mismos metodos, no hemos avanzado nada.

    Un saludo, y enhorabuena por las 500 entradas, a por las 1000 ;)

    Albareto

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:01

    Desmesurado.
    Una puntualización: con un 5% de bajas, un piloto tenía un 36% de posibilidades de sobrevivir a 20 incursiones (0.95^20), o un 64% de probabilidades de morir, no un 100%.
    Sigue siendo una barbaridad, aunque los civiles seguramente habrían firmado...
    Salud!

    ResponderEliminar
  4. moeb10:32

    Una puntualización... Que hubiese habido tantas bajas en Tokio se debe también a que la mayoría de los edificios estaban hechos de madera y papel (material altamente inflamable), no como en Hamburgo que eran de piedra. Pero eso no justifica tampoco aquella barbaridad...

    ResponderEliminar
  5. Albareto dijo: "ahora la democracia tambien se exporta con los mismos metodos, no hemos avanzado nada".


    Pues va a tener razón y todo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por los comentarios, a todos.

    Lamastelle, algo me suena a mi también eso del "cambio" después de 20 o 25 misiones.

    Gracias Albareto. Da para mucha discusión el cómo una democracia o una sociedad de libertades se impone. Complicado, pero hay que hacerlo, en ocasiones.

    Anónimo, no te falta razón y sin duda me he expresado mal. Tu razonamiento es perfecto. Yo quería transmitir que si tomáramos 100 y en cada vuelo cayeran 5, sin ser "repuestos", en 20 vuelos los 100 estarían muertos. Una idea rara, pero ilustrativa.

    Moeb, gracias por el dato. En Hamburgo también influyó, si no recuerdo mal, el tema de la madera en los edificios.

    Hispanus, gracias :)

    ResponderEliminar
  7. Vaya se me han adelantado. La función que mejor describe la probabilidad de morir en un ataque es la función exponencial. En este caso sería de parámetro 0.05. Para ver la probabilidad de haber fallecido en las primeras incursiones habría que sustituir en la función de distribución los términos adecuados x=20 y lambda=0.05 Así que el resultado aproximado sería de 63.21% ; (De hecho sería 1-exp(-1) )

    Para un mejor análisis recomiendo visitar http://es.wikipedia.org/wiki/Distribución_exponencial


    Por cierto, interesante el post que me ha recordado al caso de los bombardeos de Londres, donde aplicando la probabilidad se dedujo que impactaban aleatoriamente. Esto era importante de conocer puesto que no era necesario mover los cuarteles generales. Este ejemplo lo descubrí gracias a Miguel San Miguel, un grandísimo profesor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Urko1982, mil gracias por esos datos y por tu aportación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Me autoflagelo Vitike, en este caso el modelo adecuado sería la binomial. Y la probabilidad de que se haya muerto antes de la misión 21 es de cerca del 64.15%

    La historia de los bombardeos es muy interesante, ya te buscaré enlaces.

    ResponderEliminar
  10. Aquí van unos enlaces

    http://bulldog2.redlands.edu/facultyfolder/cornez/bomb.html

    http://www.britannica.com/EBchecked/topic/1078048/R-D-Clarke

    http://www.britannica.com/EBchecked/topic/466570/Poisson-distribution#ref=ref843765

    y supongo que te interesará todo lo relacionado con Investigación Operativa y sus aplicaciones en el campo militar (desde transporte de suministros, el color de un avión de la SGM, bombas antisubmarinos,...)

    ResponderEliminar
  11. Anónimo16:10

    No se que tiene que ver la democracia: Gran Bretaña y EEUU estaban en guerra y en el caso de la primera estuvo al borde de la invasión y luchó sola contra toda la maquinaria de guerra alemana hasta la entrda de EEUU. Las guerras se hacen para ganarlas y recuerdo que en los últimos momentos de la guerra los alemanes lanzaron las V1 y V2 sobre Londres causando millares de muertos.
    Parece que para algunos solo los regímenes tiránicos y las dictaduras actuales son las únicas que tienen derecho a masacrar al enemigo. Una visión muy romántica de los fuertes (democracias occidentales) y los débiles (dictaduras marxistas o islamistas oprimidas)

    ResponderEliminar
  12. Urko1982, muchísimas gracias por esos datos, les echaré un ojo.

    "Anónimo", como decía en mi anterior comentario: "Complicado, pero hay que hacerlo, en ocasiones." El problema reside, creo yo, en si se debe poner algún límite.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo14:58

    Aparte de los datos que ya han puesto algunos, quería resaltar que el error se entiende muy fácilmente con el equivalente:
    Al lanzar una moneda, la probabilidad de que salga cara es del 50% (1/2). Por tanto la probabilidad de que salga cara en (al menos una de) dos tiradas es de un 100% (1/2+1/2=1)

    Claramente no es así. Es del 75% (1/2+1/2*1/2=3/4)

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Ya he explicado que mi intención era comentar que en 20 acciones, a un ratio medio de bajas del 5%, un "grupo completo" (en número, no en soldados concretos) habría caído.

    Gracias por el comentario :)

    ResponderEliminar
  15. Anónimo20:35

    Urko1982, lamento discrepar, pero el Miguel San Miguel al que creo que te refieres, que era profesor de estadística en la escuela de caminos de la UPM, era, y en esto concuerdo con mis amigos, en muchas veces que lo hemos comentado, un profesor NEFASTO, caprichoso, veleidoso, arbitrario... que explicaba mal y evaluaba peor... No podemos tener un recuerdo peor de él... Por suerte le perdimos de vista... Y francamente me deja atónito tu comentario... pero para gustos colores. Un saludo :-)

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.