Leer mucho le sirvió de poco a Hitler

Timothy W. Ryback ha publicado recientemente un ensayo sobre los libros que tenía Hitler en su biblioteca, titulado “La biblioteca privada de Hitler”. El líder nazi era un buen aficionado a la lectura, aunque sólo le interesaban obras que fueran en su misma línea y reforzaran sus propias ideas. 16.000 obras formaron la extensa colección. Tenía obras como “El arte de convertirse en orador en pocas horas”. Sin duda a este ensayo le sacó un buen rendimiento.

Pero si le sacó partido al ensayo sobre cómo hacerse un gran orador, no hizo lo propio con otros volúmenes. Tenía una biografía sobre el conde Alfred von Schlieffen, un brillante militar alemán que llegó a general a comienzos del siglo XX, que no sólo leyó sino que llegó a subrayar algunos de sus pasajes. Una de las partes subrayadas comentaba lo peligroso que sería para Alemania luchar en dos frentes simultáneamente. Y digo que no le sirvió de mucho, porque a pesar de leerlo y subrayarlo, Hitler acabó abriendo dos frentes simultáneos en la Segunda Guerra Mundial, con el resultado que todos conocemos. Luchar en el este y en el oeste fue algo insostenible.

Ya lo decían en la escuela los maestros, que sirve de poco leer si uno no comprende aquello que lee. Esa vez Hitler no hizo los deberes y aquel curso no se podía repetir.
Leer mucho le sirvió de poco a Hitler Leer mucho le sirvió de poco a Hitler Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:22:00 Rating: 5

5 comentarios:

  1. Sobre lo de abrir dos frentes, hay historiadores que consideran que fue su manera de defenderse de los soviéticos (por eso de que la mejor defensa es un buen ataque), y es que los soviéticos estaban preparándose para invadir Alemania, sino no se explica que no tuvieran las tropas en posición defensiva en la frontera, sino acuarteladas y dispuestas para marchar.

    Pero bueno, en mi opinión el mayor error de Hitler fue el abandonar profesionalmente la pintura.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que muchas veces te sorprendes al ver lo que leían muchos personajes históricos y es todavía más fuerte cuando comprendes que no les sirvió de nada. ¿Qué harían con los libros? ¿Pasearlos?

    ResponderEliminar
  3. Borralla, gracias por el comentario. Me quedo con tu idea sobre Hitler y la pintura, me parece genial.

    Mandarina89, me temo que los libros son capaces de lo mejor y de le peor, ya que todo está en la persona que los lee.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo23:46

    Hitler siempre detestó la idea de luchar en dos frentes y lo manifestó en muchas ocasiones, pero las circunstancias mandan y efectivamente, parece claro que Stalin (otro bicho de cuidado) estaba preparando un ataque contra Alemania. El libro "La locura de Stalin" de Constantine Pleshakov trata en profundidad este punto. La desconfianza de Hitler respecto a Stalin, junto con la borrachera de poder que le provocó la rápida victoria en Polonia, Checoslovaquia y Francia hicieron que decidiera dar ese paso en contra de sus propias teorías.
    Hay que tener en cuenta que en aquel momento Rusia estaba produciendo tanques y aviones al doble de ritmo que Alemania, por lo que Hitler decidión que cuanto antes atacara, mejor. Exáctamente el mismo error que cometieron los alemanes en la 1ª Guerra Mundial.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por le comentario, muy interesante.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.