El ascensor de Nerón

El ascensor es uno de esos inventos que tenemos totalmente incorporados a nuestra vida diaria y de los cuales disfrutamos sin valorarlos lo suficiente, hasta el día en que se estropea. Vivir en un sexto piso, volver de hacer una gran compra en el supermercado y encontrarse el ascensor averiado nos hará valorar ese chisme que nos evita subir escaleras. Por cierto, permítanme un consejo; subir escaleras es bueno para su salud así que eviten el ascensor de vez en cuando y muevan las piernas.

Los romanos ya se dieron cuenta de lo costoso que era subir escaleras y además, seguramente, aún no tenían médicos que aconsejaran subir escaleras para mejorar la salud cardiovascular. No sé si fue exactamente así, pero supongo que después de usar poleas y sistemas de carga para elevar cosas pesadas en las construcciones, a algún tipo tan listo como vago se le pasó por la cabeza aplicar aquello a las personas. Algunos edificios en Roma tenían altura suficiente como para que un ascensor no fuera una propuesta descabellada, y ya que había que hacer la propuesta, el mejor “cliente potencial” era el emperador.

La idea cuajó y Nerón instaló un ascensor en el nuevo palacio que levantó después del incendio de Roma del año 64. El palacio era tan lujoso que se llamó “Domus Áurea”, algo así como Mansión de Oro. El ascensor era de noble madera y se movía gracias a un cable que tiraba de él y a unos carriles que lo guiaban. Por supuesto, el motor que actualmente mueve los ascensores no era tal, sino que había unos esclavos que “amablemente” subían usando su fuerza al emperador hasta donde deseaba. Con una campanilla se controlaba el movimiento. Al sonar la campana, comenzaban a mover el ascensor si estaba parado, o dejaban de tirar si este estaba en movimiento. Unas marcas de pintura en el cable ayudaban a saber cuándo se estaba exactamente “en el piso” y no un poco más arriba o un poco más abajo.

El ascensor de Nerón también tenía un sistema de seguridad que evitaba una caída descontrolada, en caso de rotura del cable o de sabotaje del mismo. Como vemos, todo un ingenio, ya en tiempos romanos.

El ascensor de Nerón El ascensor de Nerón Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:13:00 Rating: 5

8 comentarios:

  1. Anónimo00:40

    Como siempre mientras más leo sobre los romanos más me impresionan!

    Muy buena la entrada!!

    PD. tengo una pegunta: ¿el libro de curistoria va estar a la venta en las librerías de América Latina? si es asi me gustaria saberlo. gracias

    saludos desde América

    Esther.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. ¡Estos romanos están locos!

    La verdad es que gracias al ascensor podemos construir ciudades verticales, de esta manera, invadimos menos terreno en el mundo, jejeje.

    Por otro lado, el ascensor permite romper esas barreras que discriminan a los incapacitados físicos.

    Un dato muy curioso, no conocía que los romanos ya utilizaran ascensores.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Esther, gracias por tu comentario. El libro está disponible en España y a través de Internet. Sobre el tema de América Latina... estamos en ello para algún país. Contaré todo cuando el tema esté cerrado.

    Hispanus, el ascensor es un gran invento para los incapacitados. Pero las ciudades "en altura" son un mal invento para las personas :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Interesante y llamativo.
    Los romanos siempre fueron adelantados en tecnologia
    El ascensor es cada vez más importante.

    ResponderEliminar
  6. Con ese nick... que te lo digan a ti :)

    ResponderEliminar
  7. Pretty Green00:49

    No tenía ni idea de lo del ascensor de la Domus Aurea...

    Nerón mandó construir a sus arquitectos-ingenieros Severo y Célere una sala octogonal, que formaba parte de la Domus Aurea. Se trata de un coenatio, un salón-comedor con cúpula hemisférica de 14 metros de diámetro, provista de un oculus.

    Este espacio con iluminación cenital tenía un ninfeo central abovedado, al fondo del cual, una escalera de agua hacia sonar una cascada. La sala principal era redonda y giraba constantemente sobre sí misma, día y noche, como el mundo. Tenía artesones móviles con los que se reconstruían visiblemente los movimientos celestes y por cuyas aberturas de madreperla podían derramarse sobre los convidados flores, pétalos y perfumes y hacer llover agua teñida de azafrán.

    ResponderEliminar
  8. Mil gracias por el comentario y los datos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.