Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord

Hace unos días, un amable lector del blog llamado Noel Armas Castilla, me llamaba la atención sobre Talleyrand, incitándome a conocer su impresionante curriculum. Ciertamente lo es, por lo que no puedo menos que darle las gracias a Noel por el “aviso” y no puedo menos que rendir honores al personaje.

Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord, francés nacido en 1754, desarrolló una vida en la que los cargos y responsabilidades políticas, diplomáticas y eclesiásticas se fueron sucediendo, dando lugar a un curriculum realmente impresionante. También conviene aclarar que su origen le ayudó, como no podía ser de otra manera ya que era condición sine qua non en aquellos tiempos. En su juventud se dedicó a la Iglesia, siendo ordenado sacerdote en 1779 y poco después abad de Saint Denis. Ya en 1780 consiguió llegar a ser agente general del clero de Francia y nueve años más tarde, pasó a ser diputado del clero a los Estados Generales, institución con gran poder en Francia y en la que estaban representados la nobleza, el clero y el pueblo.

En 1789, fecha revolucionaria en Francia, Talleyrand era un personaje vital en el comité de constitución de la Asamblea Nacional. Aquí ya vemos un giro de su carrera eclesiástica, fue excomulgado, a una carrera política. El 14 de julio de 1790 nuestro personaje lideró la fiesta de la Federación, delante de más de 300.000 personas. Como decía, comienzó una carrera política que se torna en diplomática en 1792, cuando es enviado a Londres para explicar a la monarquía inglesa la política francesa, y conseguir unas buenas relaciones entre la vieja Inglaterra y la nueva Francia.

En 1793, la situación entre Francia e Inglaterra no iba bien y siéndole hostiles ambas, se vio obligado a viajar a EEUU. Allí, ni político, ni diplomático, ni eclesiástico: empresario o “negociante”, al menos. Tres años más tarde volvió a Francia y en 1797 fue nombrado ministro de Asuntos Exteriores. Dimitió de este cargo, pero siguió “enredando” políticamente y así, apoyando el golpe de Estado del 18 de brumario, acabó como ministro de Asuntos Exteriores de nuevo, esta vez con Bonaparte en el poder. Ahí se mantuvo hasta 1807, cuando por su oposición a tanta guerra, le llevó a dimitir.

Caído Napoleón del poder, representó a Francia en el Congreso de Viena (1814-1815) obteniendo unas condiciones favorables por parte del resto de potencias europeas. Años más tarde, en la década de 1830, volvió a ser el embajador en Gran Bretaña de Francia y parece ser que hizo un buen trabajo. En 1838, esta trepidante vida llegó a su final.

Impresionante vida, amigos. Pero esto que he relatado es sólo lo más destacado. Hay más negociaciones, tratados y cuestiones en las que fue protagonista o actor destacado, durante una época de la historia sin duda apasionante. Les animo a profundizar en todo ello.

Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 16:49:00 Rating: 5

6 comentarios:

  1. Uno de los principales protagonistas del libro "El Ocho" (de Katherine Neuville) está basado en este personaje.

    Y por lo que aquí cuentas, lo refleja bastante bien...

    ENHORABUENA POR EL BLOG!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Santi por tu comentario. Efectivamente Talleyrand es uno de los protagonistas de "El Ocho".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo17:51

    Personalmete lo conozco de otro libro "Las ruinas de Kash" de Roberto Calasso, el personaje es una delicia ...

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  5. Es demaciado poco lo que aqui escribes sobre Talleyrand, la verdad es que era un hombre muy ambicioso, ademas tampoco explicas que fue el, valga la redundancia, primer "Primer Ministro de Francia", era, junto con Fouché los verdaderos dueños de Francia durante el periodo Napolionicos y constructores de este, Napoleon no era mas que una marioneta que ellos utilizaban para ganar guerras mientras que ellos se encargaban de la politica exterior e interior de Francia, Talleyrand goberno Europa haciéndoles creer a los reyes y emperadores que eran ellso los que gobernaban

    ResponderEliminar
  6. Gracias LordFalcon por el comentario. Buena aportación.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.