El ojo de Millán Astray

Amigos, antes de nada pedirles disculpas por estos días de ausencia en la publicación de entradas en Curistoria. Una dolencia sin transcendencia nos ha afectado en casa; algunos hemos estado recluidos en cama y algún infante hasta ha tenido que ser ingresado. Lo dicho, sin trascendencia real, pero no he podido cumplir con ustedes, mis disculpas otra vez.

Dicho esto, volvamos “al turrón”. Ya conocerán ustedes el semblante del General José Millán Astray, y si no es así, miren la foto adjunta. Este coruñés combatió en Marruecos a primeros del siglo pasado y allí, al mando de unidades indígenas, perdió un brazo y un ojo. En 1920 fundó el Tercio de la Legión y participó en el levantamiento del 36.

Su relación con la Legión, como es lógico, es muy estrecha y era todo un referente para muchos legionarios. Uno de estos, en concreto un teniente, le pidió en una ocasión un recuerdo personal al General Astray, y este, ni corto ni perezoso, abrió un cajón, sacó uno de los varios ojos de cristal que tenía y se lo ofreció. No tengo datos sobre si el admirador aceptó el presente del admirado, pero desde luego es un recuerdo que no se olvida fácilmente.
El ojo de Millán Astray El ojo de Millán Astray Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 19:02:00 Rating: 5

12 comentarios:

  1. Anónimo21:10

    Mas curiosidades, el ojo "original" de Millan Astray se encuentra en el museo de la legion de Ceuta. Ademas de este peculiar objeto de exposicion tambien esta una muestra de sangre del General Franco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el dato, "vaya pedazo de museo".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que no haya sido nada y de tener de nuevo estas historias.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Résped por tu amable comentario :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. tresblau08:46

    Espero que no les venga a la cabeza lo de Jurassic Park a los del museo de Ceuta.

    Saludos y que sea leve.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que este bicho tiene un montón de anécdotas que dan buena muestra de su salud mental, pero alguna he de reconocer que es graciosa.
    Como regalo de bodas de una cupletista (es de las famosas de la época pero no consigo recordar el nombre) se rumoreaba que dicha señora mantenía escarceos con Millán Astray y este el día de la boda se presentó con un saco de cuernos como regalo al novio.

    ResponderEliminar
  7. Joer, como estan las mentes. Vaya museo tan rarito... Jesus, ya no saben que exponer muchas veces jijiji.
    Me alegro de que todos esten bien y que se hayan recuperado de su dolencia :D

    No podré ir a su presentación pues tengo clase. Disculpe el que no pueda darle mi más sincera enhorabuena por este libro que, como no, será parte del regalo de navidades en mi casa. Espero que tenga muchas visitas :D

    ResponderEliminar
  8. Gracias por los comentarios.

    Jose Luis, el detalle de los cuernos es un buen indicador del tipo que debía ser el legionario.

    Muchas gracias Jelens por tu amable comentario. Me alegra ver que los lectores son tan responsables con sus clases ¿de Derecho?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Efectivamente, Derecho, por la UNED :( jajaja.
    Hay que trabajar, estudiar y como no, culturizarse gracias a tus aportaciones diarias.
    Un placer leerte :D

    ResponderEliminar
  10. Vaya, vaya Jelens... veo que te dedicas a mil cosas.

    Saludos y ánimo con el Derecho.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo14:04

    He oido decir que en un desfile Millan Astray se sentó, por error, en el asiento de Franco. el encargado del deremonial le recordó "Mi general ese es el asiento del
    Gral Franco. ni corto ni perezoso le dió un cachetazo y se volvio a sentar en el asiento de Franco. Cuando Franco llegó se dieron un abrazo y así le cedió dicho asiento. Esta simple anecdota es verdad ?

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que no conozco la anécdota que cuentas, lo siento.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.