La orquesta del Titanic

Hace ya unas cuentas historias que comentamos aquí algunas cuestiones sobre el hundimiento del Titanic, y más concretamente sobre la investigación posterior de la tragedia. Hoy volvemos a hablar del más famoso naufragio de la historia, aunque no fuera el peor de todos los que ha habido.

La pequeña orquesta del grandioso barco, una vez que se descubrió que el barco hacía agua y que habría problemas, pero se esperaba el rescate, estuvo tocando en el salón de primera clase para intentar calmar a los pasajeros. La orquesta, dirigida por Wallace Harley contuvo sus propios nervios y tocó para los clientes.

Cuando la cuestión fue empeorando y ya estaba claro que si llegaba la ayuda, no iba a ser la suficiente como salvar a todos los pasajeros, la orquesta siguió tocando, ahora ya en la cubierta. Ninguno de los miembros de la orquesta sobrevivió al naufragio y aunque no hay certeza sobre la última melodía que tocaron, algunos testigos creen que fue “Nearer, my God, to Thee”.

Haremos un pequeño recuerdo de los nombres de estos músicos, que antepusieron la música a su salvación y que ayudaron como mejor sabían en aquel momento, tocando:

Wallace H. Hartley

Roger Bricoux
Fred Clarke
P.C. Taylor
G. Krins
Theodore Brailey
Jock Hume
J.W. Woodward

La orquesta del Titanic La orquesta del Titanic Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:49:00 Rating: 5

5 comentarios:

  1. Es impresionante la fuerza que tuvieron esos hombres para calmarse en una situación tan caótica... es espectacular

    ResponderEliminar
  2. También es posible que pensaran... de perdidos, al río. Nunca mejor dicho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo18:38

    SI LA VERDAS SI ASOMBRA
    PERO TAL VEZ EN ESAS CIRCUNSTANCIAS
    TIENES DE DOS... O MUERES SIENDO UN DON NADIE
    O TE AGARRAS LOS PANTALONES Y PASAS ALA HISTORIA...
    CONDOR

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que la misión de estos hombres era, quizás, la más noble de todas. Lograr calmar a los tripulantes que se desalojaban y hacer que los que se quedaban pudieran escuchar algo tan bonito como el “Nearer, my God, to Thee”
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, gracias a su amor a la música, más del que tenían por su propia vida, han pasado a la historia.

    Saludos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.