Sigue Curistoria

Google+

Buscar



Los libros más vendidos en Amazon

domingo, 2 de marzo de 2008

Donde se mea no se ponen cruces


En la España de Quevedo, en el Siglo de Oro, era común que la gente orinara en las esquinas, en los portales o en las mismas puertas de las casas. Para evitar estas evacuaciones, algunos vecinos ponían en las puertas y paredes especialmente críticas o atractivas, una cruz o algún santo.
Por lo visto, Quevedo tenía la costumbre de utilizar comúnmente un determinado portal como urinario. Un día se encontró en él una cruz y a pesar de todo, siguió cumpliendo con su costumbre, por otra parte tan natural. En su siguiente visita, junto a la cruz había un cartel con el texto: “Donde se ponen cruces no se mea”. Quevedo, que en este caso tenía claro que la gallina había sido antes que el huevo, escribió debajo: “Donde se mea no se ponen cruces”.

5 comentarios :

Quevedo era un crack.

Jajaja. Este Quevedo, menudo tenía que ser.

DEFINITVAMENTE BASTANTE HIGIENICOS POR ESOS LARES JAJA
ATTE.CONDOR

Hago míos los comentarios de LordVader y el ilustre Capitan Daniels :)

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...