Todo en el mundo son matemáticas


Peter Gustav Lejeune Dirichlet, un matemático alemán del siglo XIX, era definitivamente un hombre cuya vida se regía por las matemáticas y los números. Y no solo esto, sino que también odiaba las letras y especialmente odiaba escribir cartas, según el mismo.
Así, cuando tuvo que comunicarle al padre de su esposa, es decir, a su suegro, el nacimiento de su primer hijo, prefirió un telegrama a la carta, por el ahorro de letras. Y el texto del telegrama siguió también estas mismas directrices. Todo el texto del telegrama era: "2+1=3". No hay constancia de que el padre de su esposa entendiera el mensaje, al menos a la primera.
Todo en el mundo son matemáticas Todo en el mundo son matemáticas Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:36:00 Rating: 5

4 comentarios:

  1. Que curioso, pero a mi entender, hubiese estado mas acertado 1+1=3, no?

    ResponderEliminar
  2. Pues la verdad es que sí, que casi es más claro 1+1=3.
    Pero vamos, yo me quedo con "Felicidades, abuelo".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que es 2 (papás) + 1 (nene) = 3 (la familia).

    :-)

    ResponderEliminar
  4. Capitán, el mensaje es claro, pero... ¿podría haber sido más claro?

    Saludos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.