Destacados

[Destacado][feat1]

El extraño testamento del millonario Wellington R. Burt

23:11:00
Wellington R. Burt,
(Wellington R. Burt)
Imagínense que fallece uno de esos famosos ricachones que lideran la lista de Forbes, Fortune o cualquier otra que enumere los hombres más ricos del mundo. Estoy convencido de que, a pesar de lo triste del hecho, muchos de nosotros pensaríamos al momento en los herederos y en la riada de millones que caerían en sus cuentas bancarias. En marzo de 1919 fallecía uno de esos hombres, uno de los ocho hombres más acaudalados de Estados Unidos, dejando una fortuna de varias decenas de millones de dólares, de 1919, a sus herederos. Eso sí, sus herederos no serían los que esperaban serlo.

Wellington R. Burt, que es el hombre del que hablamos, estableció en su testamento que habrían de pasar 21 años después de que el último de sus hijos y de sus nietos falleciera, antes de que su fortuna fuera entregada a los herederos que correspondiera.

La condición puesta por el Sr. Burt, casi Sr. Burns, comenzó a cumplirse en 1989, cuando el último de sus nietos fue a reunirse con él en el cielo. Era su nieta Marion Lansill. Supongo que esta no le pondría muy buena cara a su abuelo cuando se encontraran allí, en el cielo, por dejarle si herencia, pero lo cierto es que comenzaba entonces la cuenta atrás de 21 años. En 2011, por fin, casi un siglo después de su muerte, doce herederos lejanos, doce bisnietos de Burt, se repartieron unos cien millones de dólares, que no está mal.

En realidad, para los millonarios que hoy están en la lista de Forbes 100 millones de dólares son migajas, pero imagínense que hoy un siglo después de que muriera su bisabuelo les llegara una herencia de unos 10 millones...

Fuente: The Guardian
El extraño testamento del millonario Wellington R. Burt El extraño testamento del millonario Wellington R. Burt Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:11:00 Rating: 5

Evelyn McHale, el suicidio más hermoso

23:26:00
Evelyn McHale, el suicidio más hermoso
(Evelyn McHale, el suicidio más hermoso)
Recuerdo una vieja historia que contaba Jesús Hermida y que hablaba de un hombre cuyo único objetivo en la vida era salir en los periódicos. Lo intentó de varios modos, sin éxito, y finalmente un día subió a la Torre Eiffel y saltó, como último cartucho para conseguir verse en los diarios. Al día siguiente efectivamente se comentaba el hecho en el periódico, pero para su mala suerte el periodista se equivocó al escribir su nombre.

Justo lo contrario ocurrió con el caso de Evelyn McHale. Nacida en California, trabajaba como contable en Nueva York cuando el 1 de mayo de 1947, con 23 años, fue hasta el Empire State Building, y como otros tantos pagó y subió hasta el observatorio del piso 86º. Desde allí saltó al vacío y se estampó contra el techo de un coche.

Minutos después, el fotógrafo Robert Wiles inmortalizó el cadáver y convirtió a Evelyn McHale en un mito, en el suicido más hermoso de la historia, como popularmente se conoce al hecho. Aunque no había dado ningún indicio que llevara a pensar en su intención de quitarse la vida, Evelyn dejó una nota de suicidio:
No quiero que nadie, dentro o fuera de mi familia, vea algunas partes de mí. ¿Podrían destruir mi cuerpo incinerándolo? Te ruego a ti y a mi familia: no hagan ninguna ceremonia o conmemoración por mí. Mi prometido me preguntó si quería casarme con él en junio. No creo que fuera una buena esposa para nadie. Él estará mucho mejor sin mí. Díganle a mi padre que tengo muchas de las tendencias de mi madre.
Tras la identificación del cuerpo por parte de su hermana, Evelyn McHale fue incinerada sin funeral, ceremonia alguna o tumba, tal y como había pedido en su nota.

Pero a diferencia del protagonista de la historia que contaba Hermida, lo cierto, como decía, es que McHale se hizo muy famosa y hoy, 80 años después, sigue siendo su muerte popular y la fotografía de su cadáver, un clásico.
Evelyn McHale, el suicidio más hermoso Evelyn McHale, el suicidio más hermoso Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:26:00 Rating: 5

El Decálogo de reglas a cumplir en la vida cotidiana de Thomas Jefferson

22:42:00
El Decálogo de reglas a cumplir en la vida cotidiana de Thomas Jefferson
(El Decálogo de reglas a cumplir en la vida cotidiana de Thomas Jefferson)
Me temo que esta curistoria llega un par de días tarde, ya que alguno de los consejos que contiene habrían venido muy bien frente a esas compras compulsivas e irracionales de los últimos días. Ya saben, por esos black friday y cyber monday que hemos importado de Estados Unidos. Y también de allí habrían llegado los consejos, ya que su autor fue Thomas Jefferson.

Nacido en 1743, cuando ya era un hombre anciano, en torno a 1825 y por lo tanto un año antes de morir, escribió un decálogo que, más allá de la broma sobre las compras del primer párrafo, contiene algunas frases cargadas de sentido común. Jefferson había sido presidente de Estados Unidos y es considerado como uno de los fundadores de aquella nación, por lo que no es extraño que un admirador pusiera a su hijo Thomas Jefferson en honor del presidente. Además de esto, el feliz padre, suponemos lo de feliz, le escribió una carta al Jefferson senior, solicitándole algunos consejos para que el niño los tuviera en cuenta en su vida.

El expresidente contestó con otra misiva de vuelta que contenía varios consejos. Ya le decía al niño que él ya estaría muerto para cuando el destinatario real, el propio niño,  pudiera valorar lo que iba a decirle. Le pedía que honrara a sus padres y que amara a sus vecinos como a sí mismo. También debía amar a su país, ser justo y sincero.

Tras algunos consejos religiosos, Jefferson enunció lo que él mismo denominó como el Decálogo de reglas a cumplir en la vida cotidiana:
  1. Nunca dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
  2. Nunca molestes a alguien con lo que puedas hacer tú mismo.
  3. Nunca gastes tu dinero antes de tenerlo.
  4. Nunca compres algo que no necesites sólo porque es barato; te saldrá muy caro.
  5. El orgullo nos cuesta más que el hambre, la sed y el frío.
  6. Nunca nos arrepentimos de haber comido demasiado poco.
  7. Nada de lo que hacemos de buena gana debe molestarnos.
  8. ¡Cuánto dolor nos han causado los males que nunca han ocurrido!
  9. Toma las cosas siempre por el lado bueno.
  10. Cuando estés enfadado, cuenta hasta diez antes de hablar; si estás muy enfadado, hasta cien.
No sé qué pensarán ustedes, pero yo creo que este decálogo es muy acertado y que al menos cuatro o cincos de las frases son buenos consejos.

Fuente: Listas memorables, de Shaun UserThe  bully pulpit
El Decálogo de reglas a cumplir en la vida cotidiana de Thomas Jefferson El Decálogo de reglas a cumplir en la vida cotidiana de Thomas Jefferson Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:42:00 Rating: 5

Los indios de Norteamérica tenían caballos gracias a los Reyes Católicos

20:09:00
Tres jefes Pies negros a caballo en una pradera
(Tres jefes Pies negros a caballo en una pradera)
Las películas de Hollywood nos han hecho llegar una imagen de los indios norteamericanos en la que los caballos son esenciales. Los pieles rojas, los pies negros y las demás tribus, cuyos nombres también conocemos gracias al cine en la mayoría de los casos, cabalgaban sobre las llanuras a lomos de caballos, defendiendo sus territorios frente a los colonos y viendo al caballo de hierro echar humo y cruzar su mundo a toda velocidad. Pero esos caballos no estaban allí, en América, desde siempre, sino que llegaron en el siglo XVI y XVII gracias a los españoles.

Todo se remonta a un documento firmado por los Reyes Católicos en 1493, autorizando la exportación al Nuevo Mundo de caballos. En Europa el caballo había sido un elemento esencial en la vida y, especialmente, en la guerra. Sin ir más lejos, la Edad Media no se comprende sin la caballería. En América, en cambio, no había caballos entonces y cuando los conquistadores españoles comenzaron su alucinante aventura de descubrimiento y conquista, solicitaron a los reyes españoles que autorizaran el envío de algunos animales.

Los reyes firmaron la cédula que permitía la exportación en ese año, y veinte caballos y cinco yeguas del Reino de Granada cruzaron el Atlántico y llegaron al nuevo continente. La importancia de los caballos para la conquista de América es indudable, pero también se usaron en otras labores y poco a poco fueron ganando terreno, llegando a tener presencia de norte a sur.

Es de suponer que algunos caballos llegaron a escaparse o quedaron libres por algún motivo, y formaron manadas salvajes, que acabaron siendo la fuente de la que los indios tomaban sus monturas. Con el paso del tiempo, los cimarrones y los mustangs se hicieron parte esencial de la vida de los nativos. Así, los caballos de los pieles rojas, los sioux... provenían de los españoles y llegaron allí, a América, gracias a la autorización de los Reyes Católicos a hacerlo.

Hay algunas teorías que aseguran que hubo caballos en América hace unos 15.000 años, pero llegaron a extinguirse y lo que sí es cierto es que volvieron allí, muy cambiados, con los españoles. También los del sur, los que montaron los gauchos, descienden de animales llevados hasta América por los conquistadores.

Dicho todo esto, y volviendo al mundo del cine, no deja de ser curioso que tantas películas del oeste, como se conoce popularmente a los western, fueran rodadas en el sur de España con los indios montando caballos españoles, pero del siglo XX.
Los indios de Norteamérica tenían caballos gracias a los Reyes Católicos Los indios de Norteamérica tenían caballos gracias a los Reyes Católicos Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 20:09:00 Rating: 5

Tal día como hoy. Almanaque de la historia de España, de José Javier Esparza

10:42:00
Tal día como hoy. Almanaque de la historia de España, de José Javier Esparza
(Tal día como hoy. Almanaque de la historia de España, de José Javier Esparza)
Según la RAE, un almanaque es un registro o catálogo que comprende todos los días del año, distribuidos por meses, con datos, noticas y escritos de diverso carácter. La palabra, por cierto, proviene del árabe, que tanto poso tiene en nuestro lenguaje e historia y que, por tanto, también está en el libro que les recomiendo hoy, que es exactamente lo que su título promete: un almanaque de la historia de España.

Así, día por día del año, incluyendo el 29 de febrero en el que Colón salvo la vida gracias a un eclipse de Luna, José Javier Esparza va contando un hecho relevante, importante y que merece la pena conocer, que aconteció en ese mismo día. Las historias tienen una longitud de página y media, aproximadamente, y están contadas con una naturalidad y cercanía que son dignas de alabar. Nada de textos rígidos en los que se den los datos y nada más, todo lo contrario. Esparza contextualiza el hecho en unas pocas líneas y lo adorna con chispazos y detalles que hacen que se lea todo con gusto.

Mil hechos y cuestiones de la historia de España que deberíamos conocer. Algunas de ellas ya nos sonarán, pero gracias a una página de lectura, las centraremos, mientras que otras son, por desgracia, casi desconocidas. Todas ellas son ilustradoras de la enorme riqueza de nuestra historia. Imperio Romano, América, Reconquista, ciencia, guerras carlistas, guerra de la Independencia, arte, política.... una auténtico listado de conocimientos esenciales.

Algún avispado habrá pensado que cómo digo mil hechos, al comenzar el párrafo anterior, si hay 366 días en el libro. Bien, para cada día, hay una historia principal y tres, cuatro o cinco efemérides cortas, de un par de líneas. De ahí, que la suma sobrepase el millas de acontecimientos.

Muchos conocerán a Esparza por su faceta de periodista o por sus existosas obras sobre la Reconquista o el descubrimiento de América, así como por sus novelas históricas. Divulgativo y entretenido, ese estilo está en este Almanaque de la historia de España.

En resumen, un libro magnífico para comprarse y para regalar (mejor regalo que una corbata, créanme). Se puede leer de un tirón, se puede leer salpicando páginas a ratos muertos y se puede leer como proyecto anual: cada día, su página. En cualquiera de las formas de lectura, se aprende y disfruta.

Y dicho esto, tal día como hoy en 1502, fallecía Isabel la Católica en Medina del Campo.
Tal día como hoy. Almanaque de la historia de España, de José Javier Esparza Tal día como hoy. Almanaque de la historia de España, de José Javier Esparza Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 10:42:00 Rating: 5

Disparando una ametralladora entre las hélices de un avión

19:30:00
Disco de madera usado para las pruebas del engranaje de sincronización de Fokker
(Disco de madera usado para las pruebas del engranaje de sincronización de Fokker)
Hace ya unos años, seis para ser exactos, les contaba la complejidad de los trabajos para que los aviones, en sus comienzos, fueran capaces de disparar sus ametralladoras entre las hélices. El desarrollo del engranaje de sincronización no fue trivial, pero sin duda fue una avance esencial para la guerra aérea.

Hace unos días veía en el magnífico blog Microsiervos un vídeo, grabado a alta velocidad, que muestra el funcionamiento de esa sincronización entre la hélice del avión y la ametralladora. Ya saben, el objetivo era que las balas pasaran entre las hélices mientras estas giraban.

Aquí les dejo el vídeo:
Disparando una ametralladora entre las hélices de un avión Disparando una ametralladora entre las hélices de un avión Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 19:30:00 Rating: 5

La superioridad de Kareem Abdul-Jabbar cambió las reglas del baloncesto

23:43:00
(Alcindor realizando un mate cuando jugaba en UCLA)
Hace tan sólo unos días, Barack Obama entregó a varias personas la Medalla Presidencial de la Libertad, considerada como la condecoración civil más importante en los Estados Unidos. Entre esas personas había, entro otros, actores, periodistas, músicos y empresarios: Ellen DeGeneres, De Niro, Tom Hanks, Bruce Springsteen, el matrimonio Gates... Entre los condecorados estaba Grace Murray Hopper, una dama de la que ya hemos hablado y que merece toda mi simpatía. Es otra de esas mujeres pioneras a las que se debería conocer más. También estaba Margaret Hamilton, la jefa de desarrollo del software del Apolo. Pero entre todos los que seleccionó Obama quería hablarles de uno de ellos en especial, y bien podría ser el elegido Michael Jordan, el más grande de todos los tiempos y mi favorito, pero no. Quiero hablarles de Kareem Abdul-Jabbar.

En la entrega de la medalla, Obama comentó que alguien es realmente bueno cuando un deporte tiene que cambiar sus reglas sólo para ponérselo más difícil. Hacía referencia el presidente a la época de Abdul-Jabbar en el campeonato universitario, y por lo tanto cuando aún no se había cambiado el nombre y era todavía Ferdinand Lewis Alcindor. Alcindor destacaba ya entonces y en su primer año fue capaz de meter 56 puntos en un partido, por ejemplo.

Tal era su ventaja frente al resto de jugadores en algunas cosas que, tras la temporada de 1967, que ganó su equipo y en la que él fue elegido como mejor jugador, se prohibieron los mates en el campeonato universitario. El objetivo era, básicamente, que Alcindor no pudiera hacerlos y tuviera que encestar de otro modo, ya que era imparable bajo la canasta. Tardaron casi diez años en volver a permitirse los mates en la liga universitaria.

Para entonces, para cuando volvieron a admitirse los mates, Alcindor ya era Jabbar, ya se había convertido al islam, y jugaba en Los Angeles Lakers, tras pasar por los Milwaukee Bucks. Seguía siendo imparable jugando en el poste bajo y sus ganchos, conocidos como sky-hook, eran toda una seña de identidad.

Al igual que Wilt Chamberlain, otro de los grandes y que sigue siendo el único que ha llegado a 100 puntos en un partido, nuestro protagonista ha hecho sus pinitos en el mundo del cine y muchos lo recordarán en Aterriza como puedas. Además de esto, Jabbar se graduó en historia y ha escrito varios libros, uno de ellos sobre el 761º Batallón de Tanques de Estados Unidos, que combatió en la Segunda Guerra Mundial.

Jabbar siempre ha sido un hombre comprometido y preocupado por la cultura, y quizás eso le llevó a escribir sobre ese batallón, constituido en un primer momento únicamente por soldados negros, ya que las leyes federales no permitían que en una unidad así sirvieran blancos y negros de manera conjunta. Conocidos habitualmente como los Panteras Negras, por su insignia, tanto el propio batallón como muchos de sus integrantes, fueron condecorados. Por cierto, el título del libro es Brothers in Arms: The Epic Story of the 761st Tank Battalion, World War II's Forgotten Heroes, y lo escribió junto con Anthony Walton.

En realidad, Obama tenía razón, tienes que ser muy bueno para que un deporte como el baloncesto cambie sus reglas sólo para contenerte. Dicho esto, a Jordan no encontraron forma de pararle, ni cambiando las reglas lo habrían logrado.
La superioridad de Kareem Abdul-Jabbar cambió las reglas del baloncesto La superioridad de Kareem Abdul-Jabbar cambió las reglas del baloncesto Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:43:00 Rating: 5
>
Con la tecnología de Blogger.