Sigue Curistoria

Google+

Buscar



Los libros más vendidos en Amazon

jueves, 18 de diciembre de 2014

Prim en la batalla de Castillejos

El general Prim en África
(El general Prim en África)
La Primera Guerra de Marruecos enfrentó a España con el sultanato de Marruecos entre 1859 y 1860. Dentro de ese conflicto, concretamente el 1 de enero de 1860, tuvo lugar una batalla mítica de la historia de España, la batalla de Castillejos. Y dentro de esa batalla un hombre dejó una actuación para la épica, al menos si hacemos casos a las crónicas. Ese hombre, Juan Prim y Prats, se ganó entonces el título nobiliario con Grandeza de España de Marqués de los Castillejos, concedido por la reina poco después de la batalla.

El 1 de enero de 1860 unos ocho mil soldados españoles se enfrentaban a un ejército marroquí al mando de Muley-el-Abbas que les duplicaba de largo en número. La balanza se inclinaba del lado contrario a los españoles y las noticias que llegaban hablaban de muchos muertos entre los Húsares de la Princesa y gran pérdida de soldados en general. La suerte parecía echada y los españoles, viéndose superados, comenzaban a pensar en retirarse. Entonces el general Prim se puso por delante de sus tropas y dio un vuelco a la situación.

Tomó una bandera española y mostrándola en alto le gritó a sus tropas:
¡Soldados! Vosotros podéis abandonar esas mochilas, que son vuestras; pero no podéis abandonar esta bandera que es la de la patria. Yo voy a meterme con ella en las filas enemigas. ¿Permitiréis que el estandarte de España caiga en poder de los moros?¿Dejaréis morir solo a vuestro general? ¡Soldados! ¡Viva la reina!
Y dicho esto Prim salió al galopé contra las tropas marroquíes, seguido como era de esperar por sus hombres y acabó venciendo, ganándose un marquesado y un lugar, de los varios que ocupa, en la historia de España.

Fuente: Museo del Ejército, de Juan Antonio Marrero

martes, 16 de diciembre de 2014

Recomendaciones de libros para esta Navidad

Como todas las navidades les traigo a Curistoria algunas recomendaciones en torno a los libros para esta época de compras y regalos. De hecho, se cumple justo un año de esta misma entrada con las recomendaciones para las navidades de 2013, que sigue tan vigente hoy como entonces.

Morir en África: La epopeya de los soldados españoles en el desastre de Annual Memorias, de Albert Speer Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, de Bernal Díaz del Castillo Rituales cotidianos: Cómo trabajan los artistas, de Mason Currey La sangre de los libros: Enigmas y libros de la literatura universal, de Santiago Posteguillo Arcabuces, mosquetes y fusiles: Guerras galanas, románticas, al francés y otras victorias y derrotas, de Julio Albi de la Cuesta Reinos desaparecidos: La historia olvidada de Europa, de Norman Davis Felices pesadillas: Los mejores relatos de terror aparecidos en Valdemar Velázquez. La Obra Completa Los vikingos, de Víctor Álvarez Pérez Crónica del Tercer Reich, de Richard Overy Fahrenheit 451, de Ray Bradbury Los innovadores: Los genios que inventaron el futuro, de WALTER ISAACSON Pequeña historia de la conquista de América, de Henry Kamen Los tecnólogos, de MATTHEW PEARL Curistoria, curiosidades y anecdotas de la historia, de Manuel J. Prieto Curistoria 2, de Manuel J. Prieto Curistorias de la Segunda Guerra Mundial, de Manuel J. Prieto

domingo, 14 de diciembre de 2014

La bomba atómica descrita por Wells tres décadas antes

H.G. Wells
H.G. Wells
Sinceramente, no sé si cuando un libro predice el futuro de manera acertada, mérito que se atribuye a menudo, por ejemplo, a algunas obras de Julio Verne, es porque su autor es un visionario o sencillamente es consecuencia de la casualidad. Es decir, se escriben tantas obras en las que se pinta un futuro determinado que es imposible que alguna de esas visiones no acierte al menos en parte. En cualquier caso siempre sorprende conocer este tipo de predicciones confirmadas por la realidad.

Este es el caso de la obra de H.G. Wells The world set free, algo así como El mundo liberado. Escrita en 1914, tomaba algunos de los aspectos más avanzados de la ciencia de su tiempo y profetizaba la existencia de una máquina capaz de usar los átomos para producir bombas, bombas atómicas lógicamente. También la radioactividad de estas bombas nucleares aparece en el texto. Como sabrán, faltaban más de tres décadas en aquel momento para que este tipo de bombas vieran la luz y aún quedaban muchas investigaciones por hacer. En cualquier caso, el creador de La guerra de los mundos se adelantó a ello.

En 1932 el físico húngaro Leó Szilárd, que había colaborado anteriormente con Einstein, leyó el libro de Wells y se sorprendió de cómo hablaba de una humanidad que era capaz de controlar y liberar la energía nuclear, algo que él conocía bien. Wells hablaba en la obra de una guerra entre Inglaterra, Francia y Estados Unidos, por una parte y Alemania y Austria por la otra. Como vemos, no sólo en las bombas atómicas se adelantó el autor a la realidad.

Por cierto, por si les interesa este autor les recuerdo dos curistorias: una recopilación de citas de H.G. Wells y la historia de cómo Wells inventó el primer juego de guerra de mesa.

Fuente: Al servicio de Reich (La física en tiempos de Hitler), de Philip Ball.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Pequeña historia de la conquista de América, de Henry Kamen

Pequeña historia de la conquista de América, de Henry Kamen
(Pequeña historia de la conquista de América, de Henry Kamen)
A menudo me piden recomendaciones de libros para acercar la historia a los más jóvenes, para que la conozcan e incluso se aficionen a ella, y la recomendación de hoy viene a encajar exactamente ahí. Aquel que diga que la historia es aburrida es porque no ha encontrado aún a aquel otro que se la cuente amenamente o el hecho o periodo que le enganche. Pero todo llega. Y, en mi opinión, la historia es mucho más que una asignatura del colegio.

No siempre tenemos la oportunidad de encontrar una obra que tenga los componentes adecuados para responder a la demanda: historia rigurosa, como ha de ser; enfoque y redacción para jóvenes; y un texto ameno por la propia escritura y por los hechos. Todo esto, en mi opinión, está contenido en la obra que les recomiendo hoy: Pequeña historia de la conquista de América, escrita por Henry Kamen, y editada por Espasa.

La conquista de América está llena de aventuras, de pasajes fascinantes y de personajes asombrosos, que ya es un buen punto de partida. El lenguaje y el planteamiento del texto también están pensados para atraer al público más joven, y de hecho en él nos encontramos al propio Kamen contando el texto a un niño, un niño especial, todo sea dicho, que actuará como el famoso principito de Antoine de Saint-Exupéry: preguntando y dudando de algunas cosas que va escuchando, con acierto y sentido común. Además, el libro está ilustrado por Fermín Solís, para hacerlo más atractivo visualmente. Pero no sólo por estos detalles es un libro que merece la pena.

El autor, Henry Kamen, es un conocido historiador que según sus propias palabras ha revisado la historia del descubrimiento y conquista de América para escribir el libro, incorporando los resultados de las últimas investigaciones. En su curriculum hay un buen número de obras sobre la historia de España, a pesar de ser británico, y por lo tanto, ante todo, hablamos de un libro de historia escrito por alguien con mucho conocimiento y experiencia.

Más allá de todo esto, mi opinión personal y de primera mano es que es un libro que merece la pena leer se tengan 9 años o no. Es decir, a cualquier edad es un disfrute leer historia escrita con un lenguaje sencillo y aprender y recordar hechos y datos casi sin darse cuenta, pasando páginas relajadamente. Yo, que ya no soy un niño, he disfrutado como si lo fuera con el libro y he aprendido mucho. Es sólo mi experiencia, pero ahí lo dejo para que lo tengan en cuenta.

Ahora que se acercan fechas de regalos y compras, un libro nunca viene mal en la lista a los Reyes Magos y creo que esta Pequeña historia de la conquista de América es una muy buena opción e incluso, quién sabe, una primera puerta hacia la afición a la historia. Y, no lo olviden, no sólo es para jóvenes, a pesar de todo.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Algunas perlas sobre los médicos de Roma

Esculapio, dios griego de la medicina
(Esculapio, dios griego de la medicina)
La medicina, en el sentido más general del término, ha sido desde el comienzo de los tiempos algo que ha recibido la admiración de los hombres y también los más duros ataques. Al fin y al cabo gira en torno a la salud y la vida, y por lo tanto es lógico que esto ocurra. En las siguientes afirmaciones y frases, tomadas de la Roma clásica, podemos constatarlo.

Decía Plinio en su Historia Natural, lo siguiente:
Carecen de todo prestigio los que se ocupan de la medicina en otra lengua que no sea la griega, incluso entre un público ignorante y desconocedor de la misma: la gente tiene menos fe en cualquier cosa que tenga que ver con su salud si la entiende. Y así, por increíble que parezca, resulta que esta es la única profesión en la que cualquiera que se diga médico goza al instante de confianza, aunque en ninguna otra la mentira encierra un peligro mayo. […] Los médicos aprenden poniendo en peligro nuestras vidas y realizan experimentos a fuerza de matar.
Pero no acaban aquí las perlas, hay otras tanto o más sustanciosas:
Hace poco Diaulo era médico; ahora es sepulturero. Lo que hace el sepulturero, lo hacía también el médico. (Esto lo dice Marcial, en Epigramas, y se entiende que tanto uno como otro enterraban gente. Bastante ha dicho)

Estaba enfermo, pero tú, Símmaco, viniste inmediatamente a visitarme acompañado por cien discípulos. Me tocaron cien manos más heladas que el aquilón. No tenía fiebre, Símmaco, ahora la tengo. (También Marcial en Epigramas, y con esto ya podemos decir que era poco amigo de médicos)

Ayer, el médico Marco tomó el pulso a una estatua de piedra de Zeus; aunque era de piedra, hoy la llevan a enterrar. (Esta perla la deja Lucilio en su Antología Palatina)
Fuente: Gabinete de curiosidades romanas, de J.C. McKeown

martes, 9 de diciembre de 2014

Curistoria y la revista Historia National Geographic

Oferta Historia National Geographic
(Oferta Historia National Geographic)
Hoy quiero hacerles desde Curistoria una recomendación que no sólo me parece una gran oferta sino que casi es una oportunidad ineludible. Al precio de un libro, 24,95€ aquí en Curistoria, National Geographic les ofrece un año de suscripción a la revista Historia National Geographic y además gratis 4 libros sobre grandes civilizaciones. Sólo sobre el precio de la revista el descuento es del 40%, ya que el precio normal son 42€, y eso sin contar los 4 libros gratis .

Yo tengo esos libros desde hace algún tiempo en mi biblioteca y les aseguro que merecen la pena y que pagué por ellos más que lo que cuesta esta suscripción anual a la revista. Y predicando con el ejemplo les diré que también en mi biblioteca hay un buen número de ejemplares de la revista, que además va creciendo, como es lógico.

Yo no dejaría pasar estar oportunidad de recibir una revista así en casa e ir aprendiendo y descubriendo aspectos de la historia mes tras mes y casi sin darse cuenta. Pueden aprovechar esta ofertar pinchando aquí.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Yang Kyoungjong, el hombre que luchó en tres ejércitos

Yang Kyoungjong
(Yang Kyoungjong, con uniforme alemán, capturado)
No sería digno de mención que un hombre luchara durante una guerra sin querer hacerlo, reclutado a la fuerza. De hecho, durante siglos se han formado así ejércitos enteros, a la fuerza. Lo que sí parece un poco más sorprendente es que un hombre se haya visto en esa tesitura durante tres veces con tres ejércitos distintos y, además, enemigos entre sí.

Yang Kyoungjong fue el sufridor de tal situación. Coreano nacido en 1920, fue reclutado a la fuerza cuando tenía 18 años para formar parte del ejército imperial japonés. Así comenzó su aventura, luchando contra la Unión Soviética, con tan mala suerte que fue capturado por el ejército rojo y llevado a un campo de trabajo. Hasta aquí su historia es casi habitual, pero unos años más tarde, en 1942, de nuevo fue llevado al frente contra su voluntad, o al menos, de manera obligatoria.

El frente oriental, en la Segunda Guerra Mundial, consumía los recursos y los hombres soviéticos a un ritmo endiablado y por ellos los rusos se vieron obligados a llevar a sus filas a prisioneros de sus campos de trabajo para luchar contra la Alemania nazi. Como supondrán, entre los obligados a luchar estaba nuestro protagonista, que de este modo ya tenía en su hoja de servicios dos ejércitos, enemigos entre sí.

En 1943 la historia de su vida se repitió. Cayó prisionero de los alemanes en Ucrania y estos lo obligaron a luchar en su bando. Era el tercer país y ejército por el que se jugaba la vida Kyoungjong. Fue enviado a la Francia ocupada y allí, un coreano, luchando por la Alemania nazi, en Francia, fue capturado por los paracaidistas estadounidenses en junio de 1944, después del desembarco de Normandía.

Los norteamericanos lo tomaron por un soldado japonés que por alguna razón formaba parte del ejército alemán, ya que Alemania y Japón eran aliados. Fue enviado como prisionero a Inglaterra y posteriormente fue trasladado a un campo de prisioneros en Estados Unidos, donde residió tras su liberación hasta su muerte, en 1992.

No sé cuántos hombres hay que puedan decir que en unos pocos años lucharon por tres países distintos, enemigos entre ellos, y en varios frentes casi de un extremo al otro del mundo. Kyoungjong podía.

Por último, agradecer a Ana que me pusiera tras la pista de esta historia, que no conocía y que bien merece esta curistoria.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...