Destacados

[Destacado][feat1]

La culpa y la virtud fue y es de los caballos

23:15:00
Caballería napoleónica
(Caballería napoleónica)
Hoy me ha llamado la atención una sorprendente frase de un comandante de caballería napoleónico, de nombre tan largo como su desvergüenza, o como su sarcasmo, que de ambos modos puede ser interpretado lo que voy a contarles. El caso es que, leyendo esa frase, he pensado que hace mucho que no publico una curistoria recopilando varias citas, algo más común en otras épocas.

Y las citas, que serán sobre caballos, comienzan con la que nos ha traído aquí, una cita de Étienne Marie Antoine Champion de Nansouty, que podríamos acortar a conde de Nansouty. Cuando en 1812, durante la retirada de Rusia del ejército de Napoleón, Murat le solicitó al conde de Nansouty alguna explicación de la desastrosa situación, el comandante de caballería dijo:
Los caballos no tienen patriotismo. Nuestros soldados luchan bastante bien, incluso cuando están sin pan, pero los caballos no harán absolutamente a menos que reciban su avena.
Jenofonte, el filósofo griego, dejó escrito que:
Buenos caballos junto con jinetes competentes, podrán escapar incluso de las situaciones más desesperadas.
Por otra parte, aunque esto de la caballería parezca una cosa del pasado, de la Edad Media, aún tiene presencia en nuestros días, como el general Truscott comentó en 1989 en un discurso en la Escuela de Caballería del Ejército de los Estados Unidos. Quizás no ya en el combate, pero sigue marcando el carácter:
El caballo duplica el trabajo de entrenamiento de los hombres de caballería en comparación con las unidades que entrenan desmontadas, y es el caballo el que incrementa el sentido de responsabilidad de los hombres de caballería. Estos no pueden olvidarse de su caballo ni tan siquiera un día.
La culpa y la virtud fue y es de los caballos La culpa y la virtud fue y es de los caballos Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:15:00 Rating: 5

La muerte de Descartes

21:26:00
René Descartes
(René Descartes)
Como si fuera el argumento de una novela entre negra e histórica, la muerte de Descartes tiene algunos aspectos que no han sido aclarados y algunas pruebas que van contra la versión oficial, contra la muerte por neumonía que ha figurado en la biografía del filósofo francés durante siglos.

René Descartes había nacido en 1596 en Francia, y más allá del famoso cogito ergo sum (pienso, luego existo), también destacó como matemático y como hombre de ciencia en general. En 1649 la reina Cristina de Suecia le invitó a pasar una larga temporada en su corte para que le diera clases particulares, ya que la reina quería aprender filosofía de la mano de un grande. Al parecer, Descartes decidió aceptar la invitación para alejarse de los Países Bajos, a donde se había trasladado desde Francia, y así abandonar un entorno en el que comenzaba a no sentirse cómodo, por temas religiosos.

La reina era una dama madrugadora y poco sensible al frío, por lo que sus estancias solían tener las ventanas abiertas y una temperatura más bien baja. Descartes era recogido por un carruaje a las cuatro y media de la madrugada para que media hora después comenzara a impartir sus clases particulares a la reina. A los pocos meses de estar en Suecia Descartes murió, por una neumonía, en febrero de 1650. Al menos esto se ha dado por cierto hasta hace poco.

En 1980, un investigador alemán llamado Eike Pies encontró una vieja carta en la que el médico de la reina Cristina hablaba de los problemas de salud del filósofo. Los síntomas que describía, hemorragias estomacales y vómitos oscuros, no tienen nada que ver con la neumonía. Estos síntomas, en cambio, encajan perfectamente con el envenenamiento por arsénico.

El posible móvil del asesinato de Descartes, si su muerte fuera tal cosa, podría haber sido la religión y la potencial influencia del filósofo sobre la reina en este ámbito. Dicho esto, y aunque la carta fue encontrada hace unas décadas, los rumores sobre el fallecimiento de Descartes llevan siglos rondando por los libros y los mentideros. La versión oficial y más reconocida sigue siendo la muerte por neumonía, en cualquier caso.

Porque, puestos a inventar para una novela, también podría ser que el médico de la reina escribiera la carta haciendo pensar que Descartes había sido asesinado, para enredar e influir a su vez en las creencias de la reina. A poquito que uno se ponga, da para una novela, seguro. Y alguna habrá ya escrita sobre el tema, seguro también, aunque yo ahora mismo la desconozco.

Por último, yo sí creo que a Descartes lo asesinaron. Pero no con arsénico. Lo mató la misma reina Cristina de Suecia haciéndolo madrugar de manera tan cruel. Qué necesidad hay de dar clases particulares de filosofía a las cinco de la madrugada. ¡A las cinco de la madrugada!

Fuente: El País, National Geographic (Especial: Un descubrimiento sin fin)
La muerte de Descartes La muerte de Descartes Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 21:26:00 Rating: 5

Cazadores de nazis, de Andrew Nagorski

11:54:00
Cazadores de nazis, de Andrew Nagorski
(Cazadores de nazis, de Andrew Nagorski)
Tras la Segunda Guerra Mundial y sabiendo las barbaridades que se cometieron contra los judíos, quizás se pudiera esperar a lo largo de los años una larga serie de venganzas y acciones fuera de ley llevadas a cabo contra los nazis que, de un modo u otro, colaboraron en esas barbaridades. Pero lo cierto es que esos casos de venganza brutal, más allá de los lógicos en los primeros días y semanas tras la derrota de Alemania, no han sido comunes. El libro que les recomiendo hoy, Cazadores de nazis, trata de manera pormenorizada la persecución de los líderes nazis, los juicios a los que se sometieron, quiénes jugaron papeles clave en su localización y captura... y me atrevo a decir que aunque hable en pasado, casi es presente ya que alguno de los casos alcanza nuestros días.

El concepto de cazador de nazi está tan mezclado en la cultura popular con algunas historias de ficción y algunas leyendas, y quizás por ello a menudo se desconocen los hechos ciertos y cómo fueron las cosas. Este libro, escrito por Andrew Nagorski, comienza con los juicios de Nuremberg y con los procesos contra los Einsatzgruppen. De ahí, el texto va avanzando en las décadas y va tratando los casos y formas de trabajar más significativas. Por supuesto, la captura y juicio de Eichmann ocupa unas cuántas páginas, pero también están Mengele, Höss, Ilse Koch, la perra de Buchenwald, Barbie... Las labores de cazadores como Simon Wiesenthal, Tuvia Friedman o el matrimonio Klarsfeld están detalladas, así como algunas operaciones organizadas desde Israel. Pero también se persiguieron nazis en Estados Unidos y en Europa.

Cada uno de los casos e historias sirve además para conocer las motivaciones, las leyes, cómo la sociedad reaccionaba a los juicios o lo que pensaban los líderes nazis, después de años, de sí mismos y de su labor. Como decía, la mayoría de los casos de estos cazadores, acaban en los tribunales, haciendo así que la justicia actúe y dejando la pura venganza a un lado. Los piques entre cazadores, los críticos con determinadas formas de actuar, los gobiernos que no colaboraron... todo ello va pasando por las páginas mientras se explican los distintos procesos.

El libro es serio y profundo, con un buen número de testimonios directos y de investigación. Pero también es una lectura fascinante y atractiva, nada pesada. Estoy seguro que cualquier aficionado a la historia o la Segunda Guerra Mundial disfrutará de la lectura. Yo lo he disfrutado mucho.

Andrew Nagorski, el autor, es un periodista con una larga carrera internacional en Newsweek y ha colaborado con varias entidades, en muchos casos dando clases y conferencias. Ha escrito varios libros sobre la Segunda Guerra Mundial y el Tercer Reich, aunque este es el primero que ha sido traducido al español. No les digo que es un libro recomendable, porque ya saben que si un libro pasa por estas páginas es para recomendarlo, pero deberían leerlo.
Cazadores de nazis, de Andrew Nagorski Cazadores de nazis, de Andrew Nagorski Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 11:54:00 Rating: 5

La relación entre la moda femenina y la bolsa de valores

23:38:00
Relación entre la moda femenina y el mercado de valores
(Relación entre la moda femenina y el mercado de valores)
Repitan conmigo antes seguir leyendo: Correlación no implica causalidad. Bien, sigamos. Hace unos días impartía una clase en un máster, y como siempre que hablo de determinadas cosas, invierto un cierto tiempo en mostrar con claridad que la correlación entre dos variables no implica que estén relacionadas. Esto es, que a pesar de que dos variables evolucionen en el tiempo como si estuvieran relacionadas, bien puede ser pura casualidad y que no haya relación alguna entre las mismas. Estas dos imágenes que siguen son buenos ejemplos. En ambos casos el índice de correlación es cercano a 1 entre dos variables que, en realidad, no tienen nada que ver.
Relación entre los divorcios en Maine y el consumo de margarina per cápita
(Relación entre los divorcios en Maine y el consumo de margarina per capita)

Relación entre el gasto de EEUU en ciencia, temas espaciales y tecnología y los suicidios por ahorcamiento, estrangulación o asfixia
(Relación entre el gasto de EEUU en ciencia, temas espaciales y tecnología y los suicidios por ahorcamiento, estrangulación o asfixia)
Y me venía a la memoria, entonces, la conocida teoría que relacionada el largo de las faldas que visten las mujeres con la evolución del mercado de valores, esto es, la bolsa. Paul Macrae Montgomery, que falleció a los 72 años en 2014, era un reputado analista e inversor financiero y criticaba cómo a menudo se ponía demasiada atención en los modelos y en las series de datos, dejando un poco de lado el factor humano en la predicciones. Esto le llevó a crear el conocido como indicador bursátil del dobladillo, que relaciona el dobladillo, la longitud de las faldas en la moda femenina, con la evolución del mercado. Analizando ambas variables durante décadas, Macrae argumentaba que existía cierta relación, como pueden ver en la imagen superior.

También desarrolló el indicador basado en la portada de la revista Time. Según el mismo, cuando en las revistas y en los diarios no relacionados directamente con la economía comenzaban a proliferar los titulares sobre lo mal que estaban los mercados, entonces, era momento de comprar.

Estas teorías de Macrae, además de divertidas, eran una crítica inteligente al análisis de inversiones y a las previsiones financieras basadas únicamente en las series de datos. El factor humano en el mercado es muy importante. Los forófos del análisis técnico dirán que todo eso, el factor humano y todo lo demás, ya lo descuenta el mercado y que los indicadores los reflejan de un modo u otro. Otros, siguiendo la estela de Paul Macrae Montgomery, están mas cerca de la idea de que el análisis técnico es un entretenimiento para los periodos en los que el análisis fundamental está estable, y que los modelos sobre el pasado no son suficientes. En cualquier caso, haga cada cual lo que quiera con su dinero y sus ideas, pero, no lo olviden: correlación no implica causalidad.

Fuente: Daily Press, tylervigen.com
La relación entre la moda femenina y la bolsa de valores La relación entre la moda femenina y la bolsa de valores Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:38:00 Rating: 5

Los kleenex, las compresas y la Primera Guerra Mundial

23:38:00
Enfermeras de la Cruz Roja durante la Primera Guerra Mundial
(Enfermeras de la Cruz Roja durante la Primera Guerra Mundial)
Hay una frase de la película El tercer hombre que se ha ganado un lugar en la cultura popular, si bien no es del todo cierta:
Recuerda lo que dijo no sé quién: En Italia, en treinta años de dominación de los Borgia, hubo guerras matanzas, asesinatos... Pero también Miguel Ángel, Leonardo y El Renacimiento. En Suiza, por el contrario, tuvieron quinientos años de amor, democracia y paz. ¿Y cuál fue el resultado? ¡El reloj de cuco!
Y no es del todo cierta porque no fueron los suizos los creadores del cuco, que si bien tiene varios afluentes que desembocan en el invento final, no es Suiza relevante en el proceso. Pero aún así, el sentido de la frase tiene su poso. En tiempos de guerra algunos inventos florecen. Y no hablo sólo del bonito suelo del Boston Garden o de la Nutella.

Durante la Primera Guerra Mundial, a medida que las lesiones en el campo de batalla se hacían más comunes y la guerra afectaba a más ámbitos, el consumo de algodón se elevaba y se llegó al punto de que había cierta escasez del mismo. En ese contexto, la empresa Kimberly-Clark creó un sucedáneo a partir de pasta de madera, el cellucotton. El nuevo producto se comenzó a utilizar como material médico y como filtro en las máscaras de gas. La producción aumentaba a medida que la demanda también lo hacía. La enfermeras de la Cruz Roja, tras ver su uso médico, lo comenzaron a utilizar durante la menstruación y en los hospitales era ya un producto estándar para muchos cuidados.

Cuando acabó la guerra, la empresa recompró los excedentes de su propio producto al gobierno, y conociendo el uso que le habían dado las enfermeras, decidieron ofrecerlo para ese fin al público en general, lanzado las compresas sanitarias Kotex. Pero no acabaron ahí los productos con ese sucedáneo del algodón.

La empresa desarrolló un nuevo proceso en el que planchaban el producto, tras cambiar ligeramente los ingredientes, y conseguían hacer hojas finas y suaves. Esa nueva versión del cellucotton permitía limpiar fácilmente, y de la combinación de esa palabra en inglés, clean, y de Kotex, salió el nombre comercial del nuevo producto: Kleenex.

Hoy Kleenex es una de esas marcas comerciales que identifica a toda una categoría de productos, los pañuelos de papel. Y tuvo su origen, de un modo u otro, en la Primera Guerra Mundial y en la escasez que produjo la propia guerra.

Fuente: TIME, Kimberly-Clark
Los kleenex, las compresas y la Primera Guerra Mundial Los kleenex, las compresas y la Primera Guerra Mundial Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:38:00 Rating: 5

Zildjian, la empresa musical con cuatro siglos de historia

23:34:00
Platillo de Zildjian
(Platillo de Zildjian)
Si ustedes buscan en Google imágenes relacionadas con la palabra zildjian, se encontrarán con platillos de esos que llevan las baterías de los grupos musicales. Esa marca, Zildjian, es el mayor fabricante de platillos y además es una de las empresas más antiguas del mundo. Data de 1623, de comienzos del siglo XVII, de hace nada menos que cuatro siglos.

Avedis I era un alquimista armenio que vivía en Constantinopla y en 1622 descubrió un método para tratar el metal que conseguía que los platillos sonaran con claridad y fuerza. La bandas de música que acompañaban a los jenízaros del sultán pronto adoptaron los platillos de Avedis y los usaban para llamar a la oración, para las bodas y, por supuesto, para el combate del ejército otomano.

El sultán Osmán II, que murió aquel 1622, le entregó 80 piezas de oro a Avedis y le otorgó un nombre a su familia, Zildjian, que viene a significar, en armenio, el forjador de platillos. Un año después, en 1623, Avedis dejó el palacio con el beneplácito del nuevo sultán y creó su propia fábrica de platillos en los suburbios de Constantinopla. Comenzaba entonces esa larga carrera de cuatro siglos, hasta ahora.

Desde entonces se ha mantenido en lo más alto, aunque pasando también momentos duros, como es lógico. En 1680 comenzaron a utilizarse en la música clásica, y en los siglos siguientes los grandes compositores incorporaron cada vez platillos en sus obras, seleccionando siempre los platillos de Zildjian para las interpretaciones. En 1868, después de varios incendios, la empresa tuvo serios problemas para afrontar sus pagos, pero el sultán del momento, reconociendo la historia que llevaba a sus espaldas, ordenó que se hiciera todo lo necesario para ayudar a los Zildjian.

Fuente: Zildjian
Zildjian, la empresa musical con cuatro siglos de historia Zildjian, la empresa musical con cuatro siglos de historia Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:34:00 Rating: 5

Grandes trucos del cine clásico

23:03:00
La Guerra de las Galaxias, explosión sobre la Estrella de la Muerte
(La Guerra de las Galaxias, explosión sobre la Estrella de la Muerte)
Los ordenadores, el croma y el software se encargan hoy de generar los efectos que vemos en las películas, en ocasiones más llamativos y, otras, más discretos. Pero hace décadas no se tenían esos recursos y las cosas se hacían con trucos de cámara, maquetas y trampas de todo tipo. Hoy el conocimiento y la tecnología son el sustituto de la imaginación y la audacia de entonces.

Como muestra, he recopilado en esta entrada algunas muestras de esto que les cuento.

Harold Lloyd, truco del reloj
(Harold Lloyd, truco del reloj)

Logo de Eurovision hecho artesanalmente
(Logo de Eurovision hecho artesanalmente)


via GIPHY

via GIPHY

via GIPHY

via GIPHY
El robot de uno de los dinosaurios de Jurassic Park
(El robot de uno de los dinosaurios de Jurassic Park)
Spielberg dentro de la maqueta de Tiburón
(Spielberg dentro de la maqueta de Tiburón)
Fuente: Twisted SifterMicrosiervos, Consecuence of Sound, Galaxia Star Wars
Grandes trucos del cine clásico Grandes trucos del cine clásico Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:03:00 Rating: 5
>
Con la tecnología de Blogger.